Quelites

LEONOR SOLIS*
La memoria biocultural

Los doctores Narciso Barrera-Bassols (CIGA) y Víctor M. Toledo (CIEco) son los autores del libro La memoria biocultural. La importancia ecológica de las sabidurías tradicionales, presentado en el CIDEM. En la imagen, un grupo de indígenas huicholes Foto: JOSE CARLO GONZALEZ
Tenemos menos de 15 años para inventariar las sabidurías de nuestros pueblostradicionales, afirmó el doctor Narciso Barrera-Bassols, académico del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA), quien junto con el doctor Victor M. Toledo, del Centro de Investigaciones en Ecosistemas (CIEco), UNAM, campus Morelia, son autores del libro La memoria biocultural. La importancia ecológica de las sabidurías tradicionales, que fue recientemente presentado en lasinstalaciones del Centro de Investigación y Desarrollo del Estado de Michoacán (CIDEM). Esta publicación representa la síntesis del trabajo de casi tres décadas de ambos investigadores.
En entrevista, el doctor Toledo comentó: “nuestro libro aborda la crisis del mundo moderno desde una perspectiva novedosa: la crisis del recuerdo, la amnesia de la modernidad respecto de los vínculos con la naturaleza. Deahí la importancia de re-valorar a los pueblos indígenas cuyas sabidurías conforman lo que queda de la memoria de la especie, de la memoria biocultural”. Por su parte, el doctor Barrera-Bassols señaló que “en la época en la que vivimos, hay una escasez de memoria, hay una especie de desmemoria. Esa amnesia no permite mirar a los otros intensa y extensamente y, por paradójico que parezca, esos otrospueblos tradicionales están allí a 60 kilómetros de Morelia. En esa realidad aún viva y trastocada por este fenómeno que ha ocurrido los últimos 35 años y que es la globalización neoliberal, no ha sido favorable para los pueblos históricos no sólo en México, sino en el mundo”.
– Doctor Toledo, ¿cuáles son las nuevas aportaciones del libro?
– El libro es una feliz convergencia de lasexperiencias acumuladas por Narciso Barrera-Bassols y mías. Mientras que Narciso venía de acumular información y reflexiones de siete años en Holanda y de visitar innumerables experiencias de Africa y Asia, yo maduraba ideas similares con base en mi experiencia mesoamericana y latinoamericana. Un paso adelante respecto de obras similares, es la idea de memoria de especie y el planteamiento teórico de que lasabiduría tradicional es el resultado de un sistema articulado de creencias, conocimientos y prácticas, que es la base de nuestra propuesta etnoecológica. A diferencia de la ciencia, el conocimiento tradicional, local, indígena, siempre aparece amalgamado con las creencias y las prácticas. El capítulo 5 que ofrece más de 20 experiencias concretas en el mundo es también novedoso.
– DoctorBarrera-Bassols, ¿por qué la importancia de reconocer esta memoria biocultural?
– En los últimos 10 mil años de existencia de estos pueblos lo que han generado es diversidad agrícola, cultural y biológica que se ha adaptado históricamente y se mantiene por una razón muy simple, a diferencia de la ciencia, la ciencia moderna, la sabiduría se sintetiza en el “saber hacer”. Cuando uno deja de hacer, sepierde el saber. En la ciencia el saber es el fin. En la sabiduría, el saber es el medio para hacer, no se puede hacer sin saber. Por lo tanto, deberíamos inventar una palabra que conjuntara el “saber hacer”, que se hace visibles en los paisajes de Marruecos, Perú, México, China, entre otros. Donde los pueblos no separan la naturaleza de la cultura, y construyen paisajes como síntesis de lacreatividad de la naturaleza en conjunto con la creatividad del ser humano. En estos sitios donde hay una concentración de diversidad biológica y cultural, converge la diversidad agrícola, ya que también éstos son los centros de domesticación de plantas y animales que encontró el científico ruso Vavilov. Así, cuando sobrepones los mapas de diversidad cultural, biológica y agronómica, mapas a nivel...
tracking img