Querido pepo (síndrome de down)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (976 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 31 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Querido Pepo

Carta a un hijo especial

Querido Pepo:

Diantre, qué nudo en el pecho cuando viniste.

Pálido el rostro, inestables las piernas, hueco el cerebro, a poco caigo de brucescuando, trayéndote en brazos, la estoica enfermera me espetó sin reparo: "éste es su hijo".

A poco arrastro al tío Paco, en mi derrumbar.

Prestos, solícitos, enérgicos, varios brazos familiares meevitaron un violento aterrizaje, pero no consiguieron mantenerme erguido un minuto.

Derribado en el suelo, fuentes de fino sudor encharcaron mi rostro y vestimenta.

Una parca lengüeta de espumablanca apenas asomó entre mis labios, enmudecidos, mientras un amago de convulsión sacudió mis miembros.

- Despierta Pepe, despierta, es tu hijo, míralo qué majo.

Entreabiertos los párpadosescudriñé rostro a rostro a los familiares que me rodeaban, y mentalmente hice lo propio con todos los ausentes, de primero, de segundo orden, de cualquier grado de parentesco.

Ninguno.

Nadie que yoconozca tiene rasgos tan extraños.

- Dios mío, ¿qué me has hecho? Conforme te desarrollabas se hacía más evidente tu diferencia.

Crecías muy despacio.

Cabeza pequeña, orejillas de implantaciónmuy baja, gigante lengua siempre estorbando entre los dientes, manos y pies anchos y cortos, unos ojos inclinados orientales inolvidables, y un gesto entre serio y cariñoso al que me costó adaptarme.Mi vida cambió contigo, Pepo.

No sé de qué manera me hice adicto al tacto de tus toscas, cortas manitas.

Tocarlas, estrecharlas, acariciarlas, besarlas me embarga de gozo, de paz, debienestar, de orgullo.

Desde el fondo de unos párpados rasgados, tus ojillos plácidos, afables, desprenden, contagian ternura, sosiego, amor y enseñanzas a raudales.

No puedo, nadie puede, contener unalágrima y una sonrisa cuando te acercas.

Tardé algún tiempo en entenderlo, pero ahora lo tengo muy claro.

Dios me ha enviado un ángel al que hemos bautizado Pepo.

Cuando tienes cerca un...
tracking img