Quimica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2051 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los antepasados de la quimica Michal Meyer
A comienzos del siglo XVIII, Augusto el Fuerte, elector de Sajonia y rey de Polonia, encerró a Johann Friedrich Böttger en su laboratorio ordenándole que fabricara oro. El joven alquimista fracasó en la empresa, pero contribuyó a la creación de una sustancia más bella y útil: la porcelana. Y como en los cuentos que tienen final feliz, el rey quedó muysatisfecho. En efecto, el mundo estaba dejando de ser feudal para entrar en la sociedad de consumo y era sumamente costoso importar esa preciosa mercadería de China, país más avanzado técnicamente, para alimentar la creciente apetencia de lujo y belleza que se daba en Europa. La nueva porcelana de Meissen pronto se arrancó de las manos, el dinero empezó a llenar las arcas reales y el monarca, ensenal de agradecimiento, elevó a Böttger del rango de simple preparador de farmacia al de barón. Otra anécdota, mucho menos elegante. Estamos en Hamburgo en 1669: Hennig Brandt cree haber descubierto por fin la tan mentada piedra filosofal, capaz de transformar el plomo en oro y de revelar los secretos del cosmos. Brandt, un ex soldado conocedor de la fabricación del vidrio, había puesto a hervirorina y había calentado sus residuos hasta que en su retorta aparecieron vapores luminosos. Había descubierto el fósforo blanco, cuyas partículas se ponen incandescentes al entrar en contacto con el oxígeno. Brandt vendió luego su secreto y, anos más tarde, el fósforo era suficientemente conocido como para que Isaac Newton, que practicaba la alquimia en secreto redactase una receta de su fabricaciónque empezaba así: “Procúrese un barril de orina”…, ingrediente un tanto difícil de obtener en tales cantidades, como cabe suponer. Pasando de la orina al arte, otra transformación: a fines del siglo XVIII la iluminación de Brandt es inmortalizada en un cuadro de Joseph Wright de Derby, y más tarde en un grabado de William Pether ejecutado en 1775 con el título “El descubrimiento del fósforo”,donde se ve al alquimista extasiado ante su fulgurante maravilla. Muchos anos más tarde, en 1943, otra nueva transformación: la ciudad natal de Brandt será pasto de las llamas, azotada por una lluvia de centenares de kilos de fósforo arrojados por las bombas de una serie de ataques aéreos. Crudo y cocido La arcilla transformada en porcelana, la orina en fósforo, el fósforo en bombas, la harina enpan, la uva en vino, los minerales en pigmentos… Nuestras posibilidades de transformar la materia son prácticamente ilimitadas. El primatólogo británico Richard Wrangham estima que fue la cocina la que nos hizo hombres, procurándonos la energía necesaria para desarrollar nuestros cerebros. Podríamos afirmar así que la química nació el día en que nuestros ancestros salieron de la animalidad. “Homochemicus”: ser hombre es transformar la materia. Pero como somos humanos, esas transformaciones revelan también lo mejor y lo peor de lo que llevamos dentro.

Aunque es imposible remontarse a ese primer instante de la química en el que lo crudo se transformó en cocido, hoy estamos mejor informados sobre los hombres prehistóricos y sus aspiraciones a la belleza. En el Centro de Investigación yRestauración de los Museos de Francia, Philippe Walter se apasiona por los procedimientos y las sustancias químicas de la prehistoria y la Antigüedad. Para Walter, nuestros antepasados no sabían por qué ni cómo operaba la química que practicaban, pero no por ello eran menos capaces de combinar ingredientes naturales para producir pigmentos y aderezar con ellos atavíos, o decorar las paredes de suscavernas. Hace 4.000 anos, dice Walter, los egipcios sintetizaron nuevas sustancias para curar las enfermedades oculares. Sus cosméticos a base de plomo – recordemos a Cleopatra y el kohl [véase el recuadro]– estimulaban el sistema inmunitario y se cuentan entre los primeros tratamientos de salud y belleza del mundo. “Al kimiya” En el Egipto helenístico se denominaba “chemia” al refinado de los...
tracking img