Régimen centralista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3151 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Régimen Centralista de 1835 y las 7 Leyes Centralistas

Al haber quedado prácticamente atado de pies y manos por los agiotistas, el gobierno federal sufrió enorme descrédito, mismo que se multiplicó hasta lo indecible cuando el señor Valentín Gómez Farías nombró al señor Antonio Garay, Secretario de Hacienda, puesto que conocida era su postura en cuanto líder del agio nacional.
Al accedernuevamente al cargo de Presidente de la República, el General Antonio López de Santa Anna nombra a Juan José del Corral como Secretario de Hacienda, en lugar del señor Garay. Pero el mal estaba ya hecho, y la impopularidad del gobierno había crecido de manera alarmante azuzada sin duda, por los sectores conservadores proclericales que se habían visto seriamente afectados en sus intereses. La labor dezapa de tales sectores fue generando un movimiento oposicionista que rápidamente tomó características anti federativas inclinando sus simpatías hacia el centralismo republicano. Los anti federalistas desde un principio buscaron atraer hacia sus filas al General Antonio López de Santa Anna, el que finalmente optaría por unírseles cuando prácticamente disolvió el Congreso al impedir sus reuniones,convocando a elecciones en el año de 1835 para renovarlo. El nuevo Congreso se instalaría el 16 de julio de ese año y dos de sus primeras decisiones serían la de autoelevarse a la categoría de Congreso Constituyente y finiquitar el sistema bicamaral, ordenando la fusión de las cámaras de diputados y senadores en una sola. Considerándose facultado para cambiar la forma de gobierno de la República,el Congreso expidió una ley el 9 de septiembre de 1835. Posteriormente promulgaría las leyes del 22 de septiembre y del 3 de octubre en las que quedaría establecido el sistema republicano centralista, sepultando al federalismo.
En menos de quince años, México había experimentado tres formas de gobierno: la imperial, la republicana federalista y la republicana centralista, lo que de por sí muchodecía sobre la inestabilidad e ingobernabilidad presente en el naciente país. Lógico era que ante tan profundos y constantes cambios, el ramo hacendario quedase prácticamente a la deriva.
En su informe presentado ante el Congreso, el 22 de mayo de 1835, el señor José Mariano Blanco, Secretario de Hacienda durante el interinato del señor Miguel Barragán, expuso:
Todo aquél que vuelva la vista conánimo despreocupado sobre el cuadro que presenta la República Mexicana, conocerá de luego a luego que el funesto influjo de las revoluciones se ha hecho extensivo a la Hacienda Federal; pero de tal modo, que la ha viciado en su esencia, relajando todos los resortes de la máquina que la compone. Era imposible que cuando todo el edificio social se ha conmovido, y cuando todas las cuestiones públicasestán tocadas, quedasen inmunes las de rentas, salvándose del contagio que a manera de epidemia todo lo ha contaminado. Los cálculos seguros, las cuentas exactas, la regularidad en las operaciones, el aumento en los productos y la economía en los gastos, son el fruto de la paz y del orden; las agitaciones públicas traen consigo el desorden, y con él la ruina del erario. Consecuencia necesaria deesas mismas agitaciones, es que el legislador se haya visto impedido de dedicar sus útiles tareas al arreglo de un ramo que en otras circunstancias hubiera sido objeto preferente de su atención. Los intervalos de tranquilidad han sido tan efímeros, que no han permitido una reforma radical en la Hacienda; así es que puede decirse que ella ha caminado con la incertidumbre propia de nuestra infanciapolítica, sin sistema, sin plan y sin objeto final y conocido. Las exigencias del momento sólo han ocupado hasta ahora toda la atención de las Cámaras; de consiguiente, el desorden se ha robustecido con el transcurso del tiempo y al abrigo de las circunstancias.
Otro de los graves males de que se resiente el erario, es el del resultado forzoso del triunfo alternativo de los partidos. Cada uno...
tracking img