Raices historicas de la integracion latinoamericana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
 
 
RAICES HISTORICAS DE LA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA
Sergio Guerra, Alejo Maldonado
 
Nacida al calor de la crisis definitiva del colonialismo español y portugués, a fines del siglo XVIII y principios del XIX, la aspiración de unir a los países de América Latina se desarrolló desde entonces bajo el signo de los diferentes intereses económicos y comerciales y las presiones externas de lasgrandes potencias. Surgida de un mismo pasado de explotación colonial y favorecida por la íntima vinculación de los pueblos al sur de los Estados Unidos -cimentada, entre otros factores, en amplios nexos socio-culturales, así como por la vecindad geográfica- y en una larga y atribulada historia común, la identidad latinoamericana se fue forjando a lo largo de varios siglos de lucha contra laopresión extranjera.
 Cuando en los albores de la ivasion y conquista Europas cristobla colon pensó que había llegado a la antesala de las indias
En los albores de la invasión y conquista europeas el territorio casualmente encontrado por Cristóbal Colón careció de su propio apelativo, pues el Gran Almirante murió en 1506 convencido de que había llegado a la antesala de las ansiadas Indias. A pesar deque los castellanos no tardaron en darse cuenta del error, lo bautizaron como Indias -por lo que pronto fue necesario añadirle Occidentales-, nombre que poco a poco sería reemplazado por el más sonoro y singular de América. Esta palabra había sido sugerida en 1507 para bautizar al también llamado Nuevo Mundo por el cosmógrafo alemán Martín Waldseemüler en honor de Américo Vespucio a quien, porotra equivocación, le atribuyó el hallazgo de este continente. Al parecer ello se debió al contenido de la carta de Vespucio denominada Mundus Novus, dirigida a los Médicis entre septiembre de 1502 y mayo de 1503, e impresa por primera vez hacia 1503 o 1504. 
En definitiva, América acabó por prevalecer como denominación de las Indias Occidentales, también conocidas como Nuevo Mundo, Las Españas.Durante el siglo XVIII, en la medida que fue emergiendo entre los criollos una incipiente conciencia "nacional" americana, se fue popularizando el empleo de otros términos, entre ellos América del Sur, América Meridional, Nuestra América, Nuestra Nación, América Española e Hispanoamérica -o Iberoamérica cuando se incluía a Brasil-, para distinguir a los naturales de las colonias de este hemisferiode los europeos y también de los habitantes de las trece colonias inglesas de Norteamérica que se habían apropiado del nombre genérico del continente para dárselo a su recién constituida nación: Estados Unidos de América. Inconforme con muchas de estas denominaciones que, como el gentilicio de "españoles-americanos" -el jesuita peruano Juan Pablo Viscardo lo utilizó en una famosa cartacontestataria (1792) para designar a quienes ya preferían ser denominados americanos o criollos-, tendían a perpetuar los vínculos con la metrópoli o no servían para identificar de manera singular a la joven nacionalidad que se forjaba en las entonces colonias de España, Francisco de Miranda, enfrascado en los prolegómenos de la lucha independentista, ideó el de Colombia para señalar, de manera inconfundibley original, a la totalidad de las posesiones españolas en este Hemisferio. Así en 1792, en carta redactada en inglés desde París a su amigo Alexander Hamilton, escribió: "han madurado las cosas para la ejecución de los grandes y benéficos proyectos que contemplábamos cuando, en nuestra conversación de Nueva York, el amor de nuestra tierra exaltaba nuestros espíritus con aquellas ideas por el biende la infortunada Colombia".
La impronta de Miranda es bien visible en el texto de la Constitución de la primera República de Venezuela, aprobada en Caracas el 21 de diciembre de 1811, que se vale del término mirandino de "Continente Colombiano" como sinónimo de América Hispana.
 
Muchos próceres de la misma generación, inspirados también por la prédica del Precursor, utilizaron el apelativo...
tracking img