Rapto y violacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4721 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
11 Forzadas: rapto y violación

Jueces concluye con dos historias vinculadas que ilustran la época en la que: "No había rey en Israel y todos hacían lo que consideraban justo a sus propios ojos" (Jueces 17:6; 21:25). Ambas historias son historias de levitas viajando que dan un tono alegre a las lacras de los israelitas anteriores a la monarquía. En estas historias, los levitas están viajandoentre la ciudad de Belén y la región de Efraín. El escritor nos llevará a un barranco hasta cuyo borde somos atraídos por las payasadas de estos levitas viajeros y sus amigos israelitas. La primera historia (caps. 17-18) comienza con Efraín cuyo hijo Miqueas había robado a su madre su tesoro de plata. Ella profiere una maldición sobre "quien" robó la plata en voz tan alta que su hijo la escucha.Pudiéramos suponer que lo hizo a propósito sospechando que el culpable era su hijo. Pues son una familia, la madre sabe pulsar las teclas de su hijo. La maldición tiene el efecto deseado y el hijo devuelve la plata sustraída. Encantada por su honestidad, la madre bendice a su hijo y hace fundir un ídolo. Miqueas, entonces, instala a su hijo como sacerdote del ídolo. ¿A su hijo? Pareciera que Miqueasno es una persona joven ni un adolescente. Es un varón maduro y casado que tiene un hijo suficientemente mayor como para actuar como sacerdote de la familia. Pero no todo israelita estaba autorizado a actuar como sacerdote. Se suponía que el sacerdote era un levita. Empero, esto ocurrió porque no había rey en Israel, etc. Un levita viajero desde Belén que pasa por Efraín entra a la historia.Rápidamente, es contratado para reemplazar al hijo como sacerdote, pues ese es el trabajo de un levita. Rey o no, Miqueas tiene sentido de propiedad y sabe que necesita un verdadero levita para actuar como sacerdote del ídolo. Puesto que ahora dispone de un levita para atender al culto de su ídolo, Miqueas sabe que el Señor lo bendecirá. Entretanto, los danitas están procurando reubicarse. No puedenprogresar contra los filisteos que encontramos en la historia de Sansón. En su marcha hacia el norte, su grupo explorador se detiene ante esa casa en la que ven al altar con su ídolo de plata y el sacerdote levita. Más hacia el norte, hallan una ciudad cananea que parece aislada, Lais, de modo que deciden tomarla sin preocuparse por los vecinos y amigos cananeos enfadados. Regresan y convencen a susamigos danitas de moverse hacia el norte. Durante el camino, recuerdan al altar con el ídolo de plata y el levita. Se detienen, se apropian del ídolo, recordar que fue fundido de plata robada, y convencen al levita de mudarse al norte para ser sacerdote de una tribu, no sólo de una familia. Miqueas lanza un grito de alarma y sus vecinos se asocian a la persecución. Cuando se acercan a los danitas,Miqueas los acusa de robo. Algunos de ellos, quizá los que lo conocían mejor, usaron un recurso aún u sado en las historietas modernas. Le advirtieron a Miqueas que bajase la voz pues algunos de los danitas que eran de mal genio podrían escuchar esas insultantes aunque verdaderas acusaciones y regresar y atacarlos. Miqueas actúa prudentemente, contiene sus palabras y vuelve sobre sus pasos. Losdanitas marchan hacia el norte, masacran a los cananeos de Lais, renombran Dan a la ciudad, se apoderan de sus casas e instalan en un altar al ídolo con su levita. Pues no había rey en Israel, etc. Jueces, tras narrar la divertida historia del viaje de este levita, nos cuenta otra que comienza en el capítulo 19. Esta vez, el levita viaja ida y vuelta de Efraín a Belén. Su concubina, una esposa desegunda clase, le era infiel y huye a la casa de su padre. El le vita decide traerla de regreso pese a su fornicación. Viaja a Belén donde el padre de la mujer le da una gozosa bienvenida. Cualesquiera sean las razones, el padre gustaba del levita y desea que su relación continúe. Quizá estaba avergonzado por la cond ucta de su hija o le era imposible afrontar la devolución de la dote. El levita...
tracking img