Rasputìn, el monje impío

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1620 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
.Como si prorrumpiera de la nada, un ungido santo por èl mismo ejerciò un extraño dominio sobre la pareja imperial rusa en los momentos previos a la Primera Guerra Mundial. ¿Era un santo que aliviaba o sólo un impostor, acostumbrado a montar patrañas ? El turbación y el desasosiego se habìan apoderado del palacio en Tsarskoye Selo, la residencia imperial en las afueras de San Petersburgo, capitalde Rusia. El zarevich Alexei, de tres años, mientras jugaba, se habìa caìdo e inesperadamente habìa entrado en dolorosa agonía, con terribles moretones en su pálida piel que revelaban gravìsimas hemorragias internas que ponìa en riesgo su vida. El niño era hemofílico, enfermedad heredada de su madre, la zarina Alejandra, que paraliza la coagulación de la sangre: la más leve herida que sufrieraprovocaba sangrados incontrolables. Cuando los médicos de la corte fracasaron para curarlo, Alejandra y su esposo, el zar Nicolás II, rezaron junto a su lecho una noche de julio de 1907, a la espera de un milagro. Dos años antes, las grandes duquesas Militsa y Anastasia le habìan presentado a un hombre "santo" Ilamado Grigori Efimovich. Según las duquesas Grigori poseía misteriosos poderes decuración. Hacia el final del dìa , el hombre, de aspecto bravìo y ciertamente desaliñado , de pelo negro encanecido y barba hirsuta, apareciò en la habitación del príncipe. Arrodillándose, Grigori rezò ante una imagen sagrado. Al ponerse de pie, hace la señal de la cruz sobre el zarevich, apoyò su mano áspera sobre la frente afiebrada del niño y le asegurò con una voz grave y melodiosa que notemiera,…que todo estarìa bien y que al dìa sigùente le prometiò que estarìa sano. Luego de calmar al fascinado niño con cuentos siberianos, saliò del cuarto. Alexei se recuperò, mientras Nicolás y Alejandra dieron gracias a Dios por enviarles al santo varón con poderes curativos tan inigualables .Poco se conoce de la+++++ vida de Grigori Efimovich antes de aparecer en San Petersburgo a fines de 1903. Teníaentonces entre treinta y tres y cuarenta años de edad, era hijo de un campesino siberiano y en su aldea lo conocían como Rasputín, que en ruso significa "disoluto". Sus borracheras, bravatas y parrandas con mujeres eran legendarias. Grigori predicaba que la redención sólo podía lograrse mediante el pecado seguido del arrepentimiento. Rasputín, que nunca repudió este nombre, tuvo una esposa y cuatrohijos. Uno de ellos murió en la infancia, otro estaba perturbado y se quedó con su madre en su aldea siberiana. Pero en cuanto ganó influencia en la corte, el autonombrado starets aprovechó la excelente oportunidad y Ilevó a sus dos hijas a San Petersburgo a vivir con él y gozar los privilegios de la nobleza, con el fin de que fueran educadas en la capital. El dudoso starets Ilegó por primera veza San Petersburgo en 1903 y se presentó como pecador penitente ante el padre Juan de Kronstadt, el clérigo más respetado de la ciudad. El padre Tuan se impresionó por la humildad, sinceridad y habilidad como predicador de Rasputín. Lo consideró un instrumento ideal para Ilegar a los campesinos analfabetos de Rusia. Luego Rasputín fue aceptado abiertamente en los círculos de la corte y, en 1905,fue presentado ante el zar y la zarina por las dos duquesas. Todo el que conocía a Rasputín recordaba sus ojos. El príncipe Yusupov, con quien Rasputín tendría un fatal encuentro, los describió como "rayos de luz brillantes, fosforescentes" Una joven a quien trató de seducir recordó su horror al descubrir al hombre "hábil, misterioso y corruptor" que la miraba con ojos que antes parecían irradiarbondad y gentileza. El embajador francés escribió que la personalidad toda del monje estaba concentrada en sus ojos: "Eran de un azul claro, con brillo, profundidad y atracción excepcionales. Su mirada era al mismo tiempo penetrante y suave, ingenua y astuta, ausente y atenta." La extraña combinación de sensualidad cruda y contagiosa piedad de Rasputín le ganaron una leal camarilla de damas...
tracking img