Ray bradbury

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 235 (58617 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las Doradas Manzanas Del Sol
Ray Bradbury

Titulo Original: The Golden Apples Of The Sun Traducción: Francisco Abelenda Portada: Domingo Ferreira ©1952, 1953 by Ray Bradbury ©1982 Ediciones Minotauro SRL 1º Edición: Enero, 1962 13º Edición: Abril, 1982 ISBN: 950-047-004-7

SOBRE EL AUTOR

RAY BRADBURY

Ray Bradbury nació el 22 de Agosto de 1920 en Waukegan, Illinois. Durante la GranDepresión se trasladó con su familia a Los Angeles, donde se graduó en 1938 en Los Angeles High School. Sus obras más conocidas son CRÓNICAS MARCIANAS (1950), EL HOMBRE ILUSTRADO (1951) y

FARENHEIT 451 (1953) todas ellas versionadas tanto en cine o televisión. Ha sido el guionista, entre otras, de la Película "Moby Dick". En 1988 fue nombrado Gran Maestro Nebula. Las Doradas Manzanas Del Sol(Comentario de la contraportada) En esta nueva serie de maravillosas invenciones, Ray Bradbury ya no es, solamente "el poeta de la cienciaficción", el autor de algunas obras ya clásicas en la historia del género. Bradbury muestra aquí su ya famoso poder de expresar con la historia de un individuo -"El Peatón"; "El Asesino"; "El Basurero"- toda una dramática visión del mundo y su posible futuro. Peroes también en este mismo volúmen el artista de lo extraordinario, lo fantasmagórico y lo hermoso, autor de curiosas parábolas chinas, de una narración aparentemente policial que se tranasforma poco a poco en una obsesionante pesadilla, de emocionadas historias fantásticas, y de algunos cuentos de un realismo poético y preciso que revelan una vez más la claridad y la intensidad de su arte. Uno deestos últimos, "Sol y Sombra", recibió en 1954 el premio Benjamin Franklin, otorgado al mejor cuento norteamericano del año.

Y este, cariñosamente es para Neva, hermana de Glinda la bruja buena del Sur.

...Y recoge hasta que el tiempo y los tiempos acaben las plateadas manzanas de la luna, las doradas manzanas del sol. W. B. Yeats

LA SIRENA

Allá afuera en el agua helada, lejos de lacosta, esperábamos todas las noches la llegada de la niebla, y la niebla llegaba, y aceitábamos la maquinaria de bronce, y encendíamos los faros de niebla en lo alto de la torre. Como dos pájaros en el cielo gris, McDunn y yo lanzábamos el rayo de luz, rojo, luego blanco, luego rojo otra vez, que miraba los barcos solitarios. Y si ellos no veían nuestra luz, oían siempre nuestra voz, el grito alto yprofundo de la sirena, que temblaba entre jirones de neblina y sobresaltaba y alejaba a las gaviotas como mazos de naipes arrojados al aire, y hacía crecer las olas y las cubría de espuma. — Es una vida solitaria, pero uno se acostumbra, ¿no es cierto? -preguntó McDunn. — Sí -dije-. Afortunadamente, es usted un buen conversador. — Bueno, mañana irás a tierra -agregó McDunn sonriendo- a bailar conlas muchachas y tomar gin. — ¿En qué piensa usted, McDunn, cuando lo dejo solo? — En los misterios del mar. McDunn encendió su pipa. Eran las siete y cuarto de una helada tarde de noviembre. La luz movía su cola en doscientas direcciones, y la sirena zumbaba en la alta garganta del faro. En ciento cincuenta kilómetros de costa no había poblaciones; sólo un camino solitario que atravesaba loscampos desiertos hasta el mar, un estrecho de tres kilómetros de frías aguas, y unos pocos barcos. — Los misterios del mar -dijo McDunn pensativamente-. ¿Pensaste alguna vez que el mar es como un enorme copo de nieve? Se mueve y crece con mil formas y colores, siempre distintos. Es raro. Una noche, hace años, cuando todos los peces del mar salieron ahí a la superficie. Algo los hizo subir y quedarseflotando en las aguas, como temblando y mirando la luz del faro que caía sobre ellos, roja, blanca, roja, blanca, de modo que yo podía verles los ojitos. Me quedé helado. Eran como una gran cola de pavo real, y se quedaron ahí hasta la medianoche. Luego, casi sin ruido, desaparecieron. Un millón de peces desapareció. Imaginé que quizás, de algún modo, vinieron en peregrinación. Raro, pero piensa...
tracking img