Realidad africana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1214 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
África: retórica y realidad



Juan Manuel García Ramos



A lo largo de la historia todo lo que Europa hizo con África lo hizo mal. Como nos ha señalado el sociólogo español Manuel Castells, el primer colonialismo europeo inventó países en África que nunca existieron, salvo en los mapas militares de los colonizadores, y el neocolonialismo posterior instaló en el poder a élitescorruptas a quienes se dejó practicar el pillaje de sus pueblos a cambio de mantener la explotación de las riquezas del país en la órbita de las antiguas metrópolis.



Casi me extasié delante del televisor el pasado martes al contemplar las magníficas instalaciones de la Casa África en Las Palmas de Gran Canaria y al oír los discursos pronunciados en el solemne acto celebrado en el Paraninfo de laULPGC bajo la presidencia de los Reyes de España.

Recelos entre las dos islas capitalinas canarias aparte, el organismo que ahora se inaugura viene a cubrir un vacío diplomático, económico, social y cultural entre el continente vecino y este Archipiélago que se echaba mucho en falta.

Nada que oponer a las palabras del ministro de Asuntos Exteriores español referidas a la necesidad dedesmontar los estereotipos con los que juzgamos a África desde hace siglos, y quizá tampoco nada que objetar -a no ser el lirismo excesivo-, a sus alusiones a África no como un continente viejo, sino como un continente lleno de futuro (?); no como una amenaza, sino como una oportunidad (?).

Según Miguel Ángel Moratinos, África tampoco es un continente pobre (?), sino empobrecido por la expoliaciónsufrida durante tantos y tantos años. Extremo bastante cierto sin ningún género de dudas.

Nada que oponer, en el mismo sentido, a las palabras del presidente de Senegal sobre la urgencia de librar a África de seguir viviendo de la caridad internacional y de convertirla en un lugar del mundo autosuficiente.

Desde luego, como resaltó don Juan Carlos de Borbón, materias primas básicas y fuentesenergéticas no le faltan al vecino continente para iniciar una nueva etapa de su depauperada historia.

Es decir, nada que objetar a todas esas hermosas, vibrantes y esperanzadoras palabras, siempre y cuando las consideremos sólo eso: palabras.

Porque una vez más podemos comprobar que entre las palabras y las cosas hay excesiva distancia. Que entre el deseo y la realidad hay demasiado trecho.Delante del mismo televisor, donde aparecían esas imágenes pulcras, de reyes, presidentes y embajadores, y apenas unos instantes después, saltaba la noticia convertida en rutina durante los últimos años: un cayuco con ciento seis inmigrantes de origen subsahariano había sido avistado a ciento treinta millas al sur de Tenerife y se dirigía al puerto de Los Cristianos escoltado por SalvamentoMarítimo.

Esta vez todos llegaban sanos y salvos y no aumentaban la vergonzosa y terrible cifra reconocida por la Unión Europea en abril pasado de diez mil inmigrantes muertos en su intento de cruzar el Estrecho o llegar a Canarias durante los últimos cinco años.

Las plañideras de la costa de las rocas negras del condado irlandés de Dún nGall (Dónegal) "antes de llorar por los muertos -pescadores,por regla general-, lloraban por el mar, obligado por su propia condición a dar aquellas muertes", según refería el escritor gallego Álvaro Cunqueiro.

Y otro escritor dublinés, el poeta William B. Yeats, según leo en un reportaje de la revista Altair, recordó aquella costumbre de las mujeres irlandesas con unos versos donde aludía a "la santa inocencia asesina del mar". Un mar forzado a matar.Y unos pescadores obligados a lanzarse contra el oleaje día tras día para arrancarle su sustento al océano.

Ahora se trata del mismo Atlántico cumpliendo tareas semejantes con aquellos que se aventuran a salir del Cuarto Mundo para llegar al Primero, o al que ellos creen el Primero.

"Santa inocencia asesina del mar": un buen rótulo para todo lo que estamos soportando en los últimos años...
tracking img