Recados de gabriela mistral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2345 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 3 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ensayo basado en la presentación sobre Gabriela Mistral y otras lecturas.
Gabriela mistral (1889 - 1957)

Estudiante: Patricia Sebastian Otero.
Carrera: Antropología.

Influenciada por esa característica de la prosa de Gabriela, propensa a descubrir con claridad los “signos de los tiempos” diré que esta inclinación por relevar todo lo que tenga que ver con el dominio del espíritu, tancaracterística en esta intelectual, parece ser justamente el anti valor de nuestro tiempo, por llamarlo de alguna manera, neoliberal. Además parece nuestra época, la época de la exacerbación de todo lo malo. Por eso es que Gabriela se siente como un paño húmedo en la frente de un niño afiebrado y asustado por los fantasmas de la enfermedad. Lo digo al leer su artículo “Celebración del 12 de Octubreen las Antillas (1933)” donde en un afán por rescatar lo mejor de cada cosa, en este caso, lo mejor del pueblo español para no quedarnos sólo con su incriminación y castigo, Gabriela en un ejercicio de análisis complejo, como suele ser la realidad enlazada por diversos aspectos, nos dice al observar “la convivencia de godos y moros, de mozárabes y mudéjares que hicieron posible una aceptación delas mujeres de la otra raza, mediante matrimonios que no rechazaban la piel más o menos clara, la piel más o menos olivácea”, no así los ingleses, que “Colón nos traía esa tolerancia racial, esa salubre carencia de xenofobia y de racismo, que también posee su Italia hasta el día de hoy”. Gabriela puede al mismo tiempo que conoce la leyenda negra sobre América, tender puentes que permitan cruzar losabismos de manera de poder seguir hablando para no caer en la negación total y absoluta. Gabriela sabe tratar con la sutileza que implica el mestizaje que nos caracteriza como latinoamericanos. “Miremos a las antillas como a un jeroglífico que dice lo que entendemos y algo más. A medio camino del continente nació la América para el mundo, nació vuestra y nuestra, es decir, común”.

Tal vez porlo peregrina que resulta ser también esta mujer es que entiende tan bien las vicisitudes del que por primera vez parte, de esos muchos de millones que parten hoy, que partieron hace miles de años también, los que partieron de Europa a América y los que parten de América a Europa, “El soldado de New Jersey, o de Luisiana, o de California, de bulto anglo sajón o latino, lo mismo da, llevaba lacontraparte del viejo soñador, al llevar en sus puños de adolescente el huracán de la liberación, el rescate de sus abuelos”. De esta manera me parece esta diciéndonos con esa terrible combinación de la cruz católica y la espada del militar no nos basta para entender que fue de América a partir y después de aquél definitivo encuentro entre las civilizaciones, si bien cuando llegaron a América loseuropeos cortaron el aire con espadas y fuego, de esa triste noche de muerte del indio igualmente se abre paso la vida para continuar su destino sobre estas tierras, y entender eso significa entender que en América como en otras tierras los hombres nacen no sólo de la vida sino nacen de la vida y de la muerte a la vez. Porque todos somos sobrevivientes de es pasado histórico. En palabras de Gabrielaextraídas de su artículo “El recelo histórico entre las Américas” (1948); “No podremos dar de alta el recelo como quién cambia de ortografía o de dieta o de religión. Se le ha probado y comprobado tanto, que ya el recuerdo de la emboscada y el zarpazo viene impreso en nuestra herencia racial. El mismo recelo que azora al negro frente al blanco, azora a indio, mestizo y cholo frente al blanco, y ensucesivos ecos: al campesino frente a su patrón y al obrero frente a su capataz. Todos tenemos resquemor del más fuerte, del más poderoso, del más opresivo, porque alguna vez hemos probado la culebrilla de fuego de su látigo o el mordisco en un salario que cojea por el perenne endeudamiento a las pulperías y que no cicatriza todavía de su colección de llagas.”

Gabriela además poseía un fuerte...
tracking img