¿Rechazarías ese amor?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1362 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Alguna vez te sentiste rechazado por la chica o el chico que te gustaba? Estoy seguro que recuerdas ese cambio extraño de la adolescencia de pasar de “odiar” a las niñas o niños a sentir las clásicas mariposas en la panza al intentar hablar, mirar o tan solo acercarte a esa personita especial que había capturado tu atención. Sin embargo ¡OH DECEPCIÓN! al darte cuenta de que todo lo que habíaspensado e imaginado que pasaría al intentar conseguir su atención o comenzar un linda amistad que te pintara el mundo de mil colores, se había venido abajo al encontrarte parado, con la cara colorada de la vergüenza, porque fue rechazado tu intento tímido, pero contradictoriamente armado de un extraño valor, por conseguir que esos ojos expresaran una mirada tierna por ti.
Un par de años después,con un poco más de experiencia en los contactos amistosos y en ganar la confianza de las personas, te das cuenta que nuevamente tu corazón empieza a latir fuerte, las manos te sudan frío cuando has descubierto que una de tus amistades, con las que te has llevado de lo mejor por un tiempo, ha empezado a captar tus pensamientos y sentimientos sobre el resto de las personas. Pero creo que la mejorforma de transmitirte lo que tengo en mente en esta ocasión, es tomar como ejemplo la historia de Josué.

Josué era un joven entregado a cada cosa que hacía. Era conocido por dar lo mejor de sí en toda actividad o tarea en la que estaba involucrado. Como joven noble, pensaba que cuando encontrara a la persona especial que Dios tuviera para su vida, daría como siempre lo mejor de sí, cuidándola yrespetándola como si fuese la única chica sobre la faz de la tierra o como dicen por allí, la última Coca-cola del desierto.

Pues bien, la tan esperada chica llegó a la vida de Josué volviéndola un mar de alegrías. Caminaba de arriba para abajo con una sonrisa de oreja a oreja, de repente se le escuchaba silbar o cantar canciones de amor mientras trabajaba; en fin, el Josué que todos conocían sehabía vuelto aún más positivo, amigable y feliz.

Como siempre, el muchacho quería dar lo mejor de sí con tal de ganar más y más el corazón de aquella chica llamada Raquel. Josué había decidido hacer todo lo posible con tal de lograr la felicidad de ella y entregar todo lo que estuviera a su alcance, y aún lo que no, con tal de hacerla sentir como el tesoro tan preciado y esperado que cuidaría,si fuese necesario, aun con su propia vida.
Lastimosamente el mundo de millones de colores de Josué desvaneció cierto día que descubrieron que Raquel padecía de una enfermedad que avanzaba rápidamente y que no podía ser curada en la ciudad en la que vivían. Rápidamente el enamorado joven buscó alternativas en ciudades aledañas donde tuvieran médicos expertos y medicinas adecuadas para atender laenfermedad de Raquel.

Josué consiguió los doctores más especializados en el área con tal de retener la enfermedad que acechaba a su amada incondicional. Entre viajes, visitas al doctor, medicamentos y hospitales, Josué fue gastando poco a poco todo sus ahorros ya que su familia no contaba con los recursos necesarios y debido al tiempo que consumía el estar buscando las mejores soluciones y estarpendiente de Raquel, había dejado su empleo un par de semanas después de haberse enterado de la gravedad del asunto.
Cuando parecía que la chica iba mejorando, tuvo una recaída tal que fue necesario hacer diferentes procedimientos médicos entre ellos transfusiones de sangres, de las cuales Josué por supuesto, fue de los primeros y mayores donadores.
Después de tanto esfuerzo, preocupación yestrés, finalmente Raquel comenzó a presentar mejoras, lo cual devolvió la felicidad al corazón de Josué, pues se dio cuenta de que el gran esfuerzo de su parte había valido la pena. Poco a poco la salud de la chica fue restableciéndose completamente hasta que los doctores les confirmaron que ya no necesitaría ningún tratamiento. Sin embargo, a estas alturas, Josué estaba desempleado, con escasos...
tracking img