Refineria tula

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7217 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
24 | EMEEQUIS | 11 de agosto de 2008

El secuestro ha regresado y retomó su auge: la impunidad es un gran aliciente. Tanto que entre 2004 y 2007 el gobierno federal contabilizó mil 185 plagios. Tan seguros se sienten los plagiarios que exigieron rescates por casi cinco mil millones de pesos, aunque sólo consiguieron 237 millones de pesos, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.Lo que no es posible calcular es el enorme sufrimiento que dejan los plagios, las llamadas que aterrorizan, los dedos amputados y los cuerpos sin vida aun cuando se haya pagado el rescate. Porque en este México de 2008 cada vez se secuestra más y con más violencia. Y ni la pena de muerte ni la cadena perpetua acaban con él, dice María Elena Morera, presidenta de México Unido contra laDelincuencia. Y cuando ella toca el tema de secuestro, sabe de lo que habla.
Por Humberto Padgett
padgett@m-x.com.mx
11 de agosto de 2008 | EMEEQUIS | 25

L

as desapariciones se multiplican. También las llamadas que aterrorizan, los dedos amputados y los cadáveres abandonados aun después de cubierto el rescate. Cada vez se secuestra más y cada vez con más violencia. Ni duda hay de que el secuestro esun actividad redituable. Por los mil 851 plagios que las autoridades federales tienen registrados entre 2004 y 2007, los secuestradores exigieron rescates por un total de 4 mil 982 millones de pesos, aunque sólo obtuvieron 237 millones, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) a los que emeequis tuvo acceso. Pero esta es la cifra más conservadora: muchos de los plagios conpropósitos económicos efectuados en México nunca son conocidos por las autoridades. –¿Qué explica el repunte del secuestro y qué lo vuelve más violento? María Elena Morera, presidenta de México Unido Contra la Delincuencia, una de las organizaciones civiles con más presencia pública –en 2004 convocó a la realización de la Marcha Contra la Inseguridad–, responde: –Que las autoridades no tienen uncompromiso con los ciudadanos. Han descuidado el tema porque dejó de ser moda y su lugar lo ocupó el narcotráfico. Desde hace un año hemos denunciado: “Señores, está subiendo el secuestro, está repuntando”. Me contestaban: “No, lo que pasa es que usted quiere estar en los medios”. A México Unido llegaron tres casos de secuestro en cuatro semanas. Las familias se apellidaban igual y no tenían que verentre sí. Le llamé a una autoridad y le dije que estaba subiendo el secuestro y me contestó que era una coincidencia. Me dio coraje. Cuando Maria Elena Morera toca el tema del secuestro, sabe de lo que habla.

convirtió en un asunto macabro para la familia Galindo Morera. En el primer paquete llegó el dedo meñique de la mano izquierda de Pedro Galindo. Su padre no pudo continuar con lasnegociaciones. Cinco años atrás, cuando plagiaron a otro de sus hijos, Toño, sonó el teléfono y el hombre escuchó la amenaza: “Pagas o te mandamos la cabeza de tu hijo”. El empresario harinero no se amedrentó: “Mándamela. No tengo el dinero”. Poco tiempo después regresó Toño a casa, sin un solo rasguño. Tal vez por eso respondió de la misma manera cuando desapareció Pedro y el teléfono repiqueteónuevamente. –Pagas o te mandamos el dedo de tu hijo –le dijeron. –Mándamelo. No tengo el dinero –repitió. Al día siguiente, llegó el meñique hinchado y amoratado, cortado casi con la precisión de un cirujano, porque, al otro lado de la ciudad, quien le había desprendido el dedo a Pedro era precisamente un médico. –Pagas o te mandamos otro –se le advirtió de nueva cuenta. La segunda negativa no agradó a lossecuestradores, quienes optaron por enviar a su vez un segundo mensaje: los dedos corazón y medio, también de la mano izquierda. El padre de Pedro Galindo se derrumbó. Las negociaciones fueron retomadas por su nuera, María Elena Morera, una dentista que se había retirado de manera anticipada y que por esos días se dedicaba a pintar sobre porcelana. La mujer recibió luego el meñique de la mano...
tracking img