Reflexiones osbre la muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7069 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 29 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La historia de la religiosidad, y la de las mentalidades> en general>
aunque constituida por pequeños y grandes acontecimientos limitados
en el tiempo e hijos de una época y de un espacio concretos> es
quizá una de las que, ante un análisis profundo, tenga mayor necesidad
de romper el atenazamiento del tiempo corto. Porque las mentalidades,
el conjunto de concepciones sobre fenómenosincontrolables
para el hombre presiden su existencia, más o menos veladas y
con diferentes matices> mucho tiempo después del nacimiento de una
idea. Así, las más viejas costumbres se mantienen resistentes ante la
evolución, en pensamientos y obras que para un espectador posterior
carecerían de lógica si no se preguntara hasta qué punto el tiempo
pasado y, en concreto> algunos de sus elementos estántan muertos
como se piensa o sólo transformados.
Evidentemente, hay que distinguir entre los denominados «acontecimientos
importantes”> más alejados de nosotros por su propio
interés y por el cambio de rumbo que pudieron suponer, de aquellos
cotidianos, que por el hecho de no haber marcado un cambio decisivo,
perduran como algo casi inevitable a lo largo de los siglos,
En la EspañaMedieval. Tomo V. Editorial de la Universidad Complutense. Madrid 1986
110 Ana Arranz Cuzmdn
modificados en su envoltura pero semejantes, incluso idénticos> en
su esencia. Acontecimientos desorientadores> a veces sorprendentes>
para le estudioso en su intento de explicación histórica.
En el campo del sentimiento humano frente a la muerte, consideramos
que se debe dar un tratamiento no sólo dentrode la larga
duración> sino de la niuy larga. En general> las creencias acerca del
más allá> sus mitos y precauciones corresponden a estructuras de
una extensa longevidad. Igual que la muerte de una civilización, tras
varios siglos de existencia, sc va anunciando mucho antes por diferentes
conmociones, como señaló A. Toynbee, elementos de la misma
permanecen y son recogidos y transformados porotras posteriores.
Porque ¿hasta qué punto se puede siempre hablar de una civilización
con trayectoria lineal, o de una civilización cerrada, aislada y al margen
de anteriores y coetáneas? Más en la línea de Margaret Mead>
pensamos que «la civilización es lo que el hombre de ahora en adelante
no podrá ya olvidar» 1
En ciertos temas> difícilmente podemos aplicar las explicaciones
cíclicasde las civilizaciones: la edad divina> heroica y humana de un
Vivo; la teológica, metafísica o positivista de un Comte, o la sucesión
de formaciones sociales propuesta por el materialismo histórico.
Los elementos y microelementos de una civilización no dejan de viajar>
de importarse y exportarse respecto a otras; son los préstamos
que sobreviven a conmociones políticas, económicas, sociales eideológicas.
A esto habría que añadir las respuestas, quizá de una naturaleza
puramente biológica, humanas y sus similares manifestaciones
ante lo impalpable a lo largo de los siglos.
Es cierto- que los elementos materiales y los sentimientos espirituales
de una sociedad se hallan sometidos a metamorfosis continuas;
pero la muerte, así como todos los rituales que la envuelven y lasreacciones humanas ante ella, representa una de las realidades del
hombre que se ha visto menos alterada, en cuanto a respuestas mortales
se refiere, a lo largo de toda la Historia. No obstante, de forma
idéntica a lo que se ha ido realizando con otros temas, los historiadores
que la han tratado> en especial los centrados en la época medieval,
han considerado oportuno, basándose sobre todo en fuentesliterarias> dar un corte entre alta y baja edad media, de acuerdo con
lo que han calificado de un cambio dc actitud, de mentalidad ante
ella 2
Cit. por F. ERAUDEL en La historia y las ciencias sociales, Madrid, 1974,
p. 171. El tema dc la larga duración, aparte de por Braudel, ha sido tratado recientemente
por La nouvelle histoire, Les Encyclopedies du savoir moderne,
Ed. Le Goff, R....
tracking img