Reflexiones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1868 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL BENEFICIO DEL SILENCIO
Noviembre 25th, 2009
Cuando la Western Union le pidió a Thomas Edison que " mencionara un precio" por el teletipo que había inventado, él le pidió varios días para pensarlo. Su esposa le sugirió $ 20,000, pero él pensó que esa cantidad era exhorbitante.
Ala hora acordada fué a la reunión todavía no muy seguro de la cantidad que iba a pedir cuando el oficial lepreguntó: " ¿ Cuánto ?", él trató de decir: 20,000, pero las palabras no le salian de la boca. Finalmente el oficial rompió el silencio y le preguntó: " Bién, qué le parece 100,000?"
¡ A menudo el silencio le permite a otros decir algo mejor de lo que hubiéramos dicho nosotros mismos! Al quedarnos callados otros se interesan más por nuestros pensamientos; entonces cuando tenemos una audienciainteresada, nuestras palabras tienen un mejor impacto.
La Biblia nos dice: que " aún el necio, cuando calla, es contado por sabio " ( Prov. 17:28 )
En ese sentido, el silencio puede evitar que nos veamos en una situación embarazosa. ¡ La gente puede pensar que somos más inteligentes de lo que realmente somos ! Cuando se sienta movido a expresar una opinión, mida el imapcto de sus palabras y mantengaésto presente: " Entre menos diga, mejor ". ¡ No podemos buscarnos problemas por lo que no hemos dicho !. Como Edison, nosotros podemos beneficiarnos de nuestro silencio. A menudo me arrepiento de lo que dije; nunca de haberme callado. " En las muchas palabras no falta pecado; más el que refrena sus labios es prudente " ( Prov. 10:19 )
Tomado de Red Cristiana de Tiempos de Esperanza

LA HUMILDAD DEUN GIGANTE
Octubre 1st, 2007
Hace mucho tiempo, un sargento de un batallón insultaba y reprendía fuertemente a los soldados, que no podían sacar un vehículo atascado en el fango. En ese momento se presentó un señor de figura alta y delgada. Observó la situación y preguntó al sargento porque no ayudaba a los soldados.
-"Por qué he de hacerlo? Yo soy el sargento", contestó con altanería. Sinpérdida de tiempo, el hombre recién llegado, alto y flacucho, se quitó la chaqueta y se unió a los soldados en la dura faena de sacar el vehículo del lodazal en que estaba sumergido.
Terminada la tarea, ese hombre se lavó las manos en un pozo de agua, se puso la chaqueta y dijo al sargento:
-"Cuando usted necesite de mi ayuda, ruegote llamarme, que con mucho gusto le ayudaría.
-Y quien es usted?- le preguntó el sargento: "
-Yo soy ABRAHAM LINCOLN, presidente de la Nación."
Existen esos hombres que, con sus acciones, aun ostentando una posición cimera, no dudan en servir a los de más baja posición, sin necesariamente tener que humillarlos con ello. Más bien llevan un mensaje de grandeza, porque el hombre se eleva más precisamente cuando está de rodillas.

LA GALLETA
Octubre 11th,2007
Una chica estaba aguardando su vuelo en una sala de espera de un gran aeropuerto. Como debí a esperar un largo rato, decidió comprar un libro y también un paquete con galletitas. Se sentó en una sala del aeropuerto para poder descansar y leer en paz. Asiento de por medio, se ubicó un hombre que abrió una revista y empezó a leer. Entre ellos quedo un paquete de galletitas. Cuando ella tomó laprimera, el hombre también tomó una. Ella se sintió indignada, pero no dijo nada. Apenas pensó: "¡Qué descarado; si yo estuviera más dispuesta, hasta le darí a un golpe para que nunca más se olvide!".
Cada vez que ella tomaba una galletita, el hombre también tomaba una. Aquello la indignaba tanto que no conseguí a concentrarse ni reaccionar. Cuando quedaba apenas una galletita, pensó: "¿qué haráahora este abusador?". Entonces, el hombre dividió la última galletita y dejó una mitad para ella. Ah! No! Aquello le pareció demasiado!. ¡Se puso a bufar de la rabia!. Cerró su libro y sus cosas y se dirigió al sector del embarque. Cuando se sentó en el interior del avión, miró dentro del bolso y para su sorpresa, allí¬ estaba su paquete de galletitas. . .intacto, cerradito. ¡Sintió tanta...
tracking img