Reglas de urbanidad

REGLAS DE URBANIDAD Y BUENAS COSTUMBRES

Estos son algunos de los principios básicos del tacto social:

• Respetar al otro como un otro: su carácter, su amor propio, sus opiniones, inclinaciones, caprichos, costumbres, etc., aunque las consideremos defectos. El respeto da un paso más que la tolerancia.
• Escuchar, más que hablar: descubrir quién es el otro, qué quiere, qué piensa. Nodirigirse a él como si fuera una proyección de nosotros. Hablar sin descanso es una descortesía hacia los demás, y además revela cierto egoísmo.
• Comprender, antes que juzgar: no odiar al otro ni hablar mal de él ante otros por lo que creemos que son sus defectos. Siempre es mejor preguntarse: ¿qué hace que la persona que nos molesta actúe de la forma en qué lo hace? Así, será más fácil quecomprendamos y más difícil que odiemos.
• Pensar antes de actuar o de hablar: elegir siempre la mejor oportunidad, no ser imprudente. Evitar palabras molestas, observaciones poco delicadas, descorteses o demasiado personales.
• Ser discreto: no hacer preguntas que nos hagan parecer excesivamente curiosos, ni divulgar los secretos que otros nos han confiado. De lo contrario, nosganaremos que nadie confíe en nosotros.
• Adecuar el discurso a los conocimientos del otro: evitar hacer comentarios sobre historia, ciencia, cultura o arte cuando no se conoce el grado de conocimiento de las personas que escuchan.
• Adecuar el discurso a la situación del otro: percibir cuál es su estado anímico y, según eso, decir lo que sea apropiado.
• Tratar a los demás como nosgustaría ser tratados.
Reglas de urbanidad de

DEL MODO DE CONDUCIRNOS EN LAS CASAS DE EDUCACIÓN

1 — Procuraremos no entrar en las casas de educación a horas en que podamos ser causa de
que se interrumpa el estudio o la enseñanza, o en que los maestros hayan de desatender a
los alumnos para recibirnos.
2 — Cuando nos dirijamos a una de estas casas con el objeto de visitar a un alumno,solicitemos por el jefe del establecimiento, o por la persona que le represente, y pidámosle
el correspondiente permiso para hacer nuestra visita.
3 ---- Si al acercarnos a la casa notamos que se reprende en ella a algún alumno, evitemos
entrar en tales momentos, y si hemos entrado, retirémonos con cualquier pretexto
razonable.
4 — Las atenciones que tributemos a los alumnos se entienden tributadas almismo
establecimiento, y en especial a sus directores. Así, no penetremos nunca en estos edificios,
sin quitarnos el sombrero y manifestarnos atentos y respetuosos, por más jóvenes que sean
las personas que se ofrezcan a nuestra vista.
5 — Jamás nos creamos autorizados para reprender en voz alta a nuestros hijos o pupilos
dentro del establecimiento en que los tengamos colocados. Sobre seréste un acto que los
sonroja y que perjudica su educación moral, faltamos así a la consideración que debemos al
establecimiento, e invadimos la autoridad absoluta que en él deben ejercer sus directores, y
que la buena educación y la etiqueta nos mandan siempre respetar.

DEL MODO DE CONDUCIRNOS EN LOS CUERPOS COLEGIADOS

1 — El hombre de buena educación, cuando se encuentra en una asambleacualquiera, no
sólo tributa al cuerpo y a cada uno de sus miembros aquellos homenajes que están
prescritos por sus particulares estatutos y por las reglas generales de la etiqueta
parlamentaria, sino que cuida de no olvidar jamás en ellas sus deberes puramente sociales,
guardando a sus colegas todos los miramientos y atenciones, de los que la urbanidad no nos
releva en ninguna situación de lavida.
2 — Nada hay que exponga más al hombre a perder la tranquilidad de su ánimo, y junto
con ella la cultura y delicadeza de sus modales, que la contradicción que experimenta en
sus opiniones cuando se empeña en hacerlas triunfar, y cuando sabe que debe someterlas a
la decisión de una mayoría, que al fin ha de resolver sin necesidad de convencerle.
3 — Desde que en tales casos el hombre...
tracking img