Reincidencia penal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10883 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La reincidencia en el código penal español: una mirada al controvertido modelo norteamericano.
Por María Asunción Chazarra Quinto
[pic]

SUMARIO: I. CONSIDERACIONES PREVIAS.- II. EL TRATAMIENTO DE LA REINCIDENCIA EN EEUU.- 1. Notas introductorias.- 2. Una aproximación a la Ley californiana “three strikes and you`re out.- 3. La valoración de esta normativa tras más de una década deaplicación.- 4. Las nuevas tendencias político-criminales en los Estados Unidos. ¿Una vuelta a la reinserción del delincuente? III. EL CUESTIONAMIENTO DEL SISTEMA DEL CASTIGO A LA MULTIRREINCIDENCIA EN ESPAÑA A LA LUZ DEL MODELO CALIFORNIANO.
 
I.         CONSIDERACIONES PREVIAS
El legislador penal español se ha acercado nuevamente a la caduca arma de la reincidencia en las últimas reformas penales, todasellas basadas en una clara directriz político-criminal de tintes represores que se ha dado en denominar Derecho penal de la seguridad.
Estas reformas instauradas en el Código Penal por la Ley Orgánica 11/2003 de 29 de septiembre, de medidas concretas en materia de seguridad ciudadana, violencia doméstica e integración social de los extranjeros han sobrevalorado la ansiada seguridad ciudadanadejando en segundo plano la rehabilitación del delincuente y dando un paso atrás en el tiempo de forma que en muchas cuestiones se ha superado con creces a los modelos penales más represores.
Esta política ultraconservadora se puede observar con meridiana claridad en el análisis de la agravante por reincidencia que se ha endurecido en un fallido intento de aumentar la sensación de seguridad en laciudadanía. Así se ha modificado la reincidencia en una doble vertiente. Por una parte, se ha implantado una agravante cualificada de reincidencia específica en aquellos supuestos en que el imputado hubiera sido condenado ejecutoriamente, al menos por tres delitos comprendidos en el mismo Título del Código Penal, siempre que sean de la misma naturaleza. Además, por otra parte, se produce latransformación en delito la acumulación de cuatro faltas de hurto, sustracción de vehículos de motor o lesiones siempre que se hayan cometido en el plazo de un año.
Esta reforma es tan cuestionable que el propio legislador español justifica la misma soslayando la vulneración del principio de responsabilidad por el hecho al otorgar al Juez la capacidad de ponderar las circunstancias de las condenasanteriores y la gravedad de la nueva infracción para el bien jurídico protegido y decidir, en cada caso concreto, si debe proceder o no a la estimación de la agravante que supodría el aumento de pena al grado superior.[1]
Tras varios años de Gobierno del Partido Socialista las directrices político-criminales con respecto a la reincidencia no han cambiado, ya que no solamente no se ha producido unareforma que palie los efectos de la reiteración delictiva sino que antes al contrario se perfilan nuevos cambios que supondrán un mayor retroceso para la reinserción y el tratamiento penitenciario de los delincuentes habituales.[2]
Las razones esgrimidas por nuestros legisladores para configurar una mayor punición de la reincidencia no son otras que acabar con la alarma social que actualmente parecesentir la mayoría de los ciudadanos y que se manifiesta con la sensación de que el legislador no hace todo lo que está a su alcance para evitar la delincuencia. La tan manida alarma social está sirviendo a nuestros representantes políticos para adentrarse en un nuevo modelo de política criminal encaminado a la prevención y represión de los delitos de forma muy estricta en aras de preservar laseguridad renunciando a la libertad en un clara política de “tolerancia cero” a la delincuencia multirreincidente.Back to top Estas reformas de aumento exacerbado de las penas, cuyo efecto anticriminógeno resulta más que dudoso, está socavando los principios más básicos del Derecho penal garantista que tanto nos ha costado conquistar.
Los conocidos y populares discursos de “mano dura” y “cruzada...
tracking img