Relámoagos de agosto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 131 (32672 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
J. IBARGÜENGOITIA:
LOS RELÁMPAGOS DE AGOSTO

La primera novela que escribió Ibargüengoitia y que tituló Los relámpagos de agosto, está basada en hechos reales y conocidos, aunque los personajes son imaginarios; es el reverso humorístico de la novela de la Revolución. Dejando de lado el realismo cruento, las vivencias dolorosas, la emoción directa y el dato histórico preciso, lo que predominaaquí es una esencia satírica y quemante. La narración, presentada en la forma de "memorias" de un general revolucionario caído en desgracia y situado siempre en circunstancias mordazmente cómicas, mantiene de principio a fin el tono de la parodia y del absurdo burlón, cualidades que arrastran sin tropiezo al lector desde el primer párrafo. Escrita en 1963, esta novela ganó el premio de novelaCasa de las Américas en 1964 y en la actualidad está traducida a varios idiomas. Se trata de un libro cuya finalidad es divertir, y que responde a "la necesidad de mirar el pasado con ojos nuevos", según Italo Calvino.

Los relámpagos de agosto / Jorge Ibargüengoitia.-
México: Joaquín Mortiz, 1994. - 192 p. (Obras de
Jorge Ibargüengoitia. Novela mexicana. 1 t. II serie.
Edición original [seriedel volador], 1964
Primera edición en Obras de Jorge Ibargüengoitia
febrero de 1991
Cuarta reimpresión, mayo de 1994
© Jorge Ibargüengoitia, 1964
Herederos de Jorge Ibargüengoitia
D. R. © Editorial Joaquín Mortiz, S. A. de C. V.
Grupo Editorial Planeta
Insurgentes Sur 1162-3o. , Col. del Valle
México, 03100, D. F.
ISBN 968-27-0375-1
Ilustración de la cubierta y fotografía
de lacontraportada: Joy Laville

A MATILDE,
MI COMPAÑERA DE TANTOS AÑOS,
ESPEJO DE MUJER MEXICANA,
QUE SUPO SOBRELLEVAR
CON LA SONRISA EN LOS LABIOS
EL CÁLIZ AMARGO QUE SIGNIFICA
SER LA ESPOSA DE UN HOMBRE ÍNTEGRO
Gral. de División
José Guadalupe Arroyo
.

5
PRÓLOGO
Manejo la espada con más destreza que la pluma, lo sé; lo reconozco. Nunca me hubiera atrevido a escribir estasMemorias si no fuera porque he sido vilipendiado, vituperado y condenado al ostracismo, y menos a intitularlas Los relámpagos de agosto (título que me parece verdaderamente soez). El único responsable del libro y del título es Jorge Ibargüengoitia, un individuo que se dice escritor mexicano. Sirva, sin embargo, el cartapacio que esto prologa, para deshacer algunos malentendidos, confundir a algunoscalumniadores, y poner los puntos sobre las íes sobre lo que piensan de mí los que hayan leído las Memorias del Gordo Artajo, las declaraciones que hizo al Heraldo de Nuevo León el malagradecido de Germán Trenza, y sobre todo, la Nefasta Leyenda que acerca de la Revolución del 29 tejió, con lo que se dice ahora muy mala leche, el desgraciado de Vidal Sánchez.

CAPÍTULO I
¿Por dónde empezar? Anadie le importa en dónde nací, ni quiénes fueron mis padres, ni cuántos años estudié, ni por quérazón me nombraron Secretario Particular de la Presidencia; sin embargo, quiero dejar bien claro que no nací en un petate, como dice Artajo, ni mi madre fue prostituta, como han insinuado algunos, ni es verdad que nunca haya pisado una escuela, puesto que terminé la Primaria hasta con elogios de losmaestros; en cuanto al puesto de Secretario Particular de la Presidencia de la República, me lo ofrecieron en consideración de mis méritos personales, entre los cuales se cuentan mi refinada educación que siempre causa admiración y envidia, mi honradez a toda prueba, que en ocasiones llegó a acarrearme dificultades con la Policía, mi inteligencia despierta, y sobre todo, mi simpatía personal, que paramuchas personas envidiosas resulta insoportable. Baste apuntar que a los treinta y ocho años, precisamente cuando se apagó mi estrella, ostentando el grado de General Brigadier y el mando del 45° Regimiento de Caballería, disfrutaba yo de las delicias de la paz hogareña, acompañado de mi señora esposa (Matilde) y de la numerosa prole que entre los dos hemos procreado, cuando recibí una carta que...
tracking img