Relaciones politicas euro-latinoamericanas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5982 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
NUEVA SOCIEDAD
Alberto van Klaveren

Las relaciones políticas europeolatinoamericanas
La necesidad de una sintonía más fina

Alberto van Klaveren

Las relaciones entre América Latina y la Unión Europea pasan por un momento de definiciones. Conviene observar que ninguna región es estratégica para la otra, si bien la importancia de Europa para América Latina es en varios aspectos mayor quela de América Latina para Europa. Pese a ello son importantes los lazos construidos a lo largo de la historia. Estos elementos, más otros derivados del actual panorama internacional y del presente de globalización económica, aconsejan precisar mejor las afinidades de manera de aprovechar las potencialidades de la relación entre ambas regiones.

as relaciones entre Europa y América Latina tienenuna larga tradición, en la que han ido convergiendo elementos históricos y culturales, afinidades políticas, intereses económicos y consideraciones estratégicas. El trasfondo histórico de los vínculos contiene un legado compartido, lazos humanos muy profundos que han sido el producto de flujos migratorios intensos y, sobre todo,
Alberto van Klaveren: embajador de Chile ante la Unión Europea;profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Chile, Santiago. Palabras clave: política internacional, relaciones América Latina-Europa, América Latina. Nota: Las opiniones de este artículo se expresan a título estrictamente personal.

L

NUEVA SOCIEDAD
Las relaciones políticas europeo-latinoamericanas. La necesidad de una sintonía más fina

una cierta comunidad cultural y delpensamien- La Unión Europea to. Estos elementos históricos le otorgan a las representa a distancia relaciones de América Latina con Europa un la principal fuente carácter relativamente singular respecto de los de cooperación vínculos que mantienen otras regiones del mun- internacional para do en desarrollo con el Viejo Continente. Sin América Latina embargo, también es claro que esa percepción y elCaribe de singularidad es mayor en nuestra región que en Europa. América Latina es una región del mundo en desarrollo donde Europa puede reconocer, hasta cierto punto, sus tradiciones y sus propios valores políticos y culturales. Pero esa realidad no resulta siempre evidente para los europeos, dando lugar a una asimetría en las percepciones. La excepción a esta asimetría está representada porEspaña, que no en vano ha promovido la formación de la Comunidad Iberoamericana y que ha hecho de las relaciones con América Latina uno de los pilares de su política exterior, dentro de una política de Estado que ha sido apoyada con entusiasmo por la Corona española y por la opinión pública. Una inclinación similar, aunque ciertamente más tímida y contenida, se observa en Portugal. Otros paíseseuropeos también revindican los lazos con América Latina, pero de una manera más difusa y parcial, y generalmente subordinada a otros intereses y tradiciones de política exterior. La historia política de la región tiene una fuerte impronta europea. A partir del proceso de independencia de los países latinoamericanos ninguna de las grandes corrientes políticas europeas y ninguno de los episodios yconvulsiones de su historia política ha pasado inadvertido en la región. La Ilustración, los grandes clivajes políticos europeos de religión y de clase, el nacionalismo, el socialismo, el comunismo, el fascismo, el reformismo socialdemócrata, el reformismo socialcristiano y el neoliberalismo tuvieron réplicas en América Latina. Ello no quiere decir que la región haya sido el espejo político europeo o quehaya carecido de un desarrollo político propio, fuertemente marcado en la mayoría de los países por movimientos y procesos específicamente latinoamericanos, pero aún así se trató siempre de un desarrollo político más próximo al europeo que el de otras regiones del mundo. A estos elementos históricos y políticos hay que sumar una fuerte participación económica europea en la región, más acusada...
tracking img