Relato trabajo de narrativas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (776 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
FURA Y TENA
Fue Are el supremo dios, creador del territorio y pueblo de los Muzos; como una inmensa sombra inclinada asomo por los lados del gran rió (Magdalena) atravesando en lento vuelo lainmensidad del espacio, y al vaivén de su paso columpian te, según la mayor  o menor detención del movimiento, iban surgiendo las montañas y los valles como agradecida salutación a su alrededor.
"Are,supremo creador del territorio y del pueblo de los Muzos, se detuvo a las orillas del sagrado río Carare y de un puñado de tierra formó dos ídolos que llamó Fura (mujer) y Tena (hombre), que arrojódespués a la corriente en donde, purificados por los besos de la espuma, tomaron aliento y vida”, siendo ellos los dos primeros seres del linaje humano. Are les señaló los linderos de sus dominios, lesenseñó a cultivar la tierra, fabricar loza, tejer las mantas y a luchar bravamente para defenderse de las fieras y los seres extraños. Les inculcó la libertad sin límites, les puso el sol, la luna y lasestrellas, y para que gozaran de la tierra, les concedió el privilegio de una perpetua juventud a cambio de que el amor fuera único entre los dos.
Zarbi, era el nombre de ese extraño personaje; vagomuchos días y muchas noches en busca de la flor, y convencido de la inutilidad de su empeño acudió a Fura con la esperanza de hallar un firme apoyo a sus propósitos, relatándole las maravillosaspropiedades de la planta.
Tanta fuerza de convicción puso a Zarbi a sus palabras que la compasiva Fura se ofreció a ayudarle a descubrir la flor y en busca de ella se fueron los dos a la montaña, pero elsentimiento de Fura iba cambiando y el primitivo de su compasión se fue extinguiendo para surgir el amor; en busca de la flor misteriosa encontraron el amparo de la selva, la propicia ocasión para lainfidelidad, venenoso flor que llevaba la muerte en sus secretos.  La acusación de la conciencia, palabra de Are que halaba desde la intimidad del alma, tomó la Fura triste y con la tristeza...
tracking img