Religion, ciencia y darwinismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1123 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Religión, ciencia y darwinismo
Luis Alfonso Ramírez Vidal
Profesor de Antropología
Universidad de Antioquia
luisvidales@gmail.com
A los estudiantes de Antropología.
El filósofo Friedrich Nietzsche creía que Dios había muerto (y que nosotros lo habíamos asesinado); Darwin demostró, sin embargo, que Dios nunca existió.
C. Buskes
El viejo debate entre conocimiento científico, entendido comosaber laico, versus aquel conocimiento dado por vía de la Revelación, se pensó, había quedado saldado hace siglo y medio con la publicación en 1859 de El origen de las especies de Charles Darwin a favor del primero, esto es, el conocimiento científico dado el terrible mazazo que propinó el darwinismo a la religión, en principio a la católica romana. Como era de esperarse, los antievolucionistasque luego no se distinguirían de los antidarwinistas, como Richards Owens, arremetieron con fuerza sobre los postulados más esenciales del evolucionismo. Todo parece indicar que con esta obra lo único que se logró fue arrojar más leña a la hoguera que se creía haber sido aplacada con el último quemado; y que una vez liberados de los viejos dogmas de la Iglesia y su particular manera de proceder,viviríamos, por fin, bajo las complacencias y mieles de la razón y sus beneficios. Y no fue así. El desenfreno y el fanatismo, no sólo el religioso, están a la par con los desastres naturales y los crímenes más comunes, algunos de ellos justamente a nombre de algún santo o mártir. La ciencia y la fe, parece, están cada vez más distantes pese a los esfuerzos de que de uno y otro bando se da porreconciliar ambas epistemologías.
Ciencia y fe
No neguemos en nuestra filosofía aquello que en nuestro corazón sabemos que es cierto.
Edward O. Wilson.
Parece que Occidente hizo de dios un problema para el conocimiento. Aquí aplica el viejo adagio que alguna vez se dijo para Platón: contra Platón o contra Platón, pero nunca sin Platón; con religión o contra la religión, pero nunca sin ella. Enefecto, todo indica que la retirada de toda creencia en esta parte del mundo, va de la mano con el advenimiento de la ciencia tal cual hoy la concebimos y pensamos; fue renunciando a la idea de dios como se lograron los avances más significativos en la ciencia. De hecho, bien podríamos preguntarnos: ¿Qué relación existe entre esta renuncia y el conocimiento científico? Para el biólogo Richard Dawkins,quizás uno de los científicos evolucionistas más radicales y mordaces, comparado por ejemplo con el inofensivo Fernando Vallejo, la evolución y la religión se excluyen entre sí. De hecho, la posición del biólogo lleva a pensar que la religión es, por naturaleza, enemiga de la ciencia: “La estupidez de la religión, según Dawkins, se revela en el hecho de que los dogmas de diferentes sistemasreligiosos son a menudo incomprensibles, mientras que cada sistema afirma estar en posesión de la verdad” (Buskes; 2009: 320) Al contrario de éste, Stephen Jay Gould, un judío que nunca demitió de su fe y jamás renunció ni desechó el milagro como algo posible en la ciencia, consideraba que ésta y la religión son dos campos diferentes que no se excluyen. “La tesis de Gould es que ciencia y religión nopueden estar en conflicto entre sí porque tratan de cosas totalmente diferentes. La ciencia estudia los hechos empíricos del mundo natural, mientras que la religión se ocupa de la finalidad, el sentido y los valores morales” (Buskes; 2009: 320) Más allá de estas posiciones en extremo excluyentes, para los piadosos de cualquier credo, aún hoy, les queda medianamente difícil comprender algo que parael naturalista Darwin era evidente: que la naturaleza, pese a ser en esencia y pervertidamente caótica, funciona. Para una gran mayoría de científicos, por no decir que para todos, este es el motor, el acicate que les mueve. Sólo así se puede comprender por qué Darwin, por ejemplo, dedicó ocho años al estudio continuo de los cirrípidos, unos animalitos que importan realmente a muy pocos; ni qué...
tracking img