Religiones y sus doctrinas falsas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2623 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fin del mundo en el año 2034 de la watchtower
Atalaya 15 de diciembre del 2003
esto fue sacado del disco de la asociación de la watchtower

Estar alerta se hace más urgente

“Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.” (MATEO 24:42.)

“SI POR algo estuvo marcado el siglo XX, fue por la guerra”, señala el escritor Bill Emmott. Aunque admite que en todas las épocasde la historia del hombre ha habido contiendas y violencia, puntualiza: “El siglo XX se distinguió por la intensidad de los conflictos. Por primera vez, el enfrentamiento fue verdaderamente global [...]. Y como para subrayar este hecho, no solo hubo una guerra mundial, sino dos”.

2 Jesucristo predijo que vendrían guerras en las que se alzaría “nación contra nación y reino contra reino”. Sinembargo, estas solo constituyen un aspecto de ‘la señal de la presencia de Cristo y de la conclusión del sistema de cosas’. En esta gran profecía, Jesús también mencionó que habría hambres, pestes y terremotos (Mateo 24:3, 7, 8; Lucas 21:6, 7, 10, 11). En muchos sentidos, tales calamidades han aumentado en alcance y gravedad. Abunda la maldad del hombre, lo cual se evidencia en su actitud para conDios y el prójimo. El derrumbe moral y la escalada del delito y la violencia son palpables. Las personas se han vuelto amadoras del dinero más bien que de Dios, y están obsesionadas con los placeres. Todo esto es prueba de que estamos viviendo “tiempos críticos” (2 Timoteo 3:1-5).

3 ¿Qué opina usted del continuo deterioro de la sociedad humana? Muchos son indiferentes, y hasta insensibles, a losangustiosos sucesos de nuestros días. Los hombres influyentes e intelectuales del mundo no disciernen el significado de “las señales de los tiempos”, y tampoco los guías religiosos han dado la debida orientación al respecto (Mateo 16:1-3). Sin embargo, Jesús advirtió a sus discípulos: “Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor” (Mateo 24:42). Sus palabras no nos animansolo a estar alerta, sino a ‘mantenernos alerta’, es decir, a permanecer despiertos y vigilantes. No debemos limitarnos a reconocer que vivimos en los últimos días o en tiempos difíciles, sino que tenemos que estar firmemente convencidos de que “el fin de todas las cosas se ha acercado” (1 Pedro 4:7). Solo así nos mantendremos alerta con sentido de urgencia. De modo que la cuestión que hemos deplantearnos es esta: “¿Qué contribuirá a fortalecer nuestra convicción de que el fin está cerca?”.

4 Piense en las condiciones que reinaban en el período anterior a un acontecimiento único en la historia humana: el diluvio universal de los días de Noé. La gente era tan malvada que Jehová “se sintió herido en el corazón” y declaró: “Voy a borrar de sobre la superficie del suelo a hombres que hecreado” (Génesis 6:6, 7). Y eso fue precisamente lo que hizo. Jesús trazó el siguiente paralelo entre aquel tiempo y el nuestro: “Así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre” (Mateo 24:37).

5 Es razonable pensar que Jehová siente por el mundo actual lo mismo que sintió por el mundo antediluviano, e igual que acabó con el mundo impío de los días de Noé, ciertamentedestruirá al mundo malvado de la actualidad. Entender con claridad el paralelo entre aquel tiempo y el presente fortalecerá nuestra convicción de que el fin de este mundo está cerca. ¿Cuáles son, pues, las semejanzas? Hay por lo menos cinco. La primera es la advertencia inequívoca de la destrucción venidera.

Advertidos de “cosas todavía no contempladas”

6 En los días de Noé, Jehová declaró:“Ciertamente no obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años” (Génesis 6:3). La promulgación de este decreto divino en 2490 a.E.C. marcó el principio del fin de aquel mundo impío. Imagine lo que eso significó para quienes vivían entonces. Apenas pasarían ciento veinte años, y Jehová...
tracking img