Reporte de lecturas retrato oval

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1327 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Reporte de lecturas
En un castillo en que un señor y su criado que tuvo a bien que entrar por la fuerza, antes que permitir a su amo a pasar la noche al aire libre, en el estado en el que se encontraba a causa de sus graves heridas, era uno de esos edificios mezcla de medio de los Apeninos; lo mismo en la realidad que en la imaginación de la señora Radcliffe. Según parecía, había sido temporal yrecientemente abandonado. Se instalaron en uno de los salones más pequeños y menos suntuosamente amueblados.
Dicha habitación estaba situada en la torre aislada del edificio, y su decoración era rica pero antigua y deteriorada. Cubrían los muros tapices, los adornaban numerosos trofeos heráldicos de todas formas, así como una cantidad verdaderamente prodigiosa de pinturas modernas, llenas deestilo, en ostentosos marcos de oro de un gusto arabesco. A causa sin duda alguna, del delirio que empezaba a apoderarse de su cabeza, experimento un interés profundo hacia aquellas pinturas que estaban colgadas, no solamente en las superficies principales de los muros, sino también en multitud de recodos que hacían inevitables la gran caprichosa arquitectura del castillo. Fue tal su interés queordeno a su criado pedro que cerrara los pesados postigos de madera de la habitación-ya que era muy noche-, que encendiese un gran candelabro de muchos brazos, colocado a lado de la cabecera del señor, y que abriese por completo las orladas cortinas de terciopelo negro, que rodeaban el lecho mismo. Deseaba el señor que se hiciera así para que, si no podía dormir, pudiese menos consolarlo con lacontemplación de esas pinturas y con la lectura de muy bajo volumen que había encontrado sobre la almohada y que contenía el juicio crítico y el análisis de las mismas pinturas. Largo, muy largo el tiempo, leyó y contemplo devota y religiosamente. Pasaron rápidas y gloriosas las horas y llego la media noche. La posición del candelabro le desagradaba, y extendió la mano con dificultad –para no molestara su criado porque él ya estaba muy dormido-, coloco el objeto de tal manera que sus rayos iluminaran completamente el libro. Pero la acción produjo un efecto absolutamente inesperado. Los rayos de las numerosas (ya que había muchas) cayeron sobre un nicho de la habitación oculto hasta entonces por la profunda sombra que proyectaba una de las columnas del techo. En el fondo del mismo se dejó veruna luz viva, una pintura que hasta entonces había escapado de su observación. Era el retrato de una joven que se aproximaba a ser mujer. Echo sobre la pintura una ojeada rápida, y cerró los ojos. Al principio no se daba él cuenta de por qué los cerraba, pero mientras sus parpados estaban cerrados analizo rápidamente la razón que lo hacía cerrarlos. Era un movimiento impulsivo para ganar tiempopara pensar- y asegurarse de que su vista no lo había engañado-, para calmar y preparar su espíritu a una contemplación más sobria y más certera. Al cabo de algunos instantes de nuevo miro fijamente la pintura. Aunque no lo hubiese querido, él no podía dudar que veía con toda la claridad posible. Porque el primer reflejo de la luz de las velas sobre este cuadro había disipado el estupor onírico deque estaban poseídos sus sentidos y me había instalado de lleno en la vigilia. Ya he dicho que el retrato era de una joven. Consistía en una simple cabeza y los hombros, todo en ese estilo que se llama, en lenguaje técnico, viñeta; muy el estilo de las cabezas favoritas de Sully. Los brazos, el seno y hasta las puntas de los resplandecientes cabellos se fundían de una manera impalpable en la sombraoscura pero intensa que servía de fondo al conjunto.
El marco era ovalado, magníficamente dorado y filigranado según el gusto morisco. Como obra de arte, no podía hallarse nada más admirable que la pintura en sí. Pero puede ser muy bien que no fuese ni la ejecución de la obra, ni la inmortal belleza del semblante lo que le impresiono tan súbita y fuertemente. Menos aún debía creer que su...
tracking img