Resaumen pelea en el parque

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (722 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pelea en el parque
El sueño de Tacha
Evelio Rosero Diago

a e l b rc

od

e vap
or

Primera edición: marzo 2009 Dirección editorial: César Camilo Ramírez Edición: Carlos Sánchez LozanoIlustraciones: José Rosero © Evelio Rosero Diago, 2009 © Ediciones SM Colombia, 2009 Carrera 85K 46A - 66, Oficina 502 Bogotá D.C. www.ediciones-sm.com.co PBX: 595 33 44 Correo electrónico:edicionlij_co@grupo-sm.com ISBN: 978-958-705-288-6 Impreso en Colombia / Printed in Colombia
No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión deninguna forma o por cualquier otro medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros medios, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.

A JulioDaniel Chaparro

1 Los escondidos

escrutando la rama dura de los arbustos que rodea­ ban el parque. –Peleen, vengan acá, miedosos –coreaban los me­ llizos, sin abandonar las dos silletas delcolumpio nuevo. Estaban en pleno centro del parque. Cetina los empujaba. Sudaba como una regadera, bufaba; eran los dueños absolutos del columpio amarillo, oloroso a pintura nueva, recién instalado.Agazapados, hundidos en la maraña de los arbus­ tos, tres sombras los contemplaban. –Hoy no podremos columpiarnos –decía Poncho, lloriqueante. –Cállate –dijo Max. Y se arrastraron como serpien­ tes–. Sihablas muy fuerte pueden escucharnos. Tacha se puso de pie, decidida. Apretó con fuerza el maletín, tragó saliva. Su voz hervía: –Yo no me sigo escondiendo. Debo atravesar el par­ que para llegar a micasa. Hace más de una hora que salimos del liceo. –Tú eres niña, Tacha –dijo Poncho–. A ti no te ha­ rán nada.


–¿Nadie quiere pelear? –gritaba el gordo Cetina,

Tacha lo miró sorprendida:Poncho parecía a pun­ to de llorar; con razón era el más pequeño del cur­ so: solo siete años y ya en tercero de primaria. Pero Max. Max tenía nueve, como ella. ¿Por qué tanto miedo? El columpio no...
tracking img