Reseña: chiquita, premio alfaguara 2008

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1101 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Chiquita

Por Abraham Velázquez Velasco

“Una verdadera novela es la que te hace reír o llorar,
no hay buenas o malas historias,
si al lector le gusta o se identifica con ellas,
entonces son buenas novelas.”
Emilio Carballido

Antonio Orlando Rodríguez nació en Ciego de Ávila, Cuba, en el año de 1956; es escritor y ha trabajado como editor y periodista. Entre sus publicaciones seencuentran la novela para adultos Aprendices de brujo, publicada por Alfaguara (2002) y los libros de cuentos Strip-tease (1985) y Querido Drácula (1989). Además incursionó en el arte escénico con la obra de teatro El León y la Domadora (1998). Orlando ha realizado investigaciones literarias. Él se ha caracterizado por su desenvuelta participación en la literatura infantil. La novela que nos presenta,Chiquita, fue galardonada con el premio Alfaguara (2008) es una obra literaria elegante y suspicaz, llena de esa algarabía cubana que despunta jocosidad y buen humor en medio de un contexto histórico. Es una historia real, y que a la vez es concebida por la chispa imaginativa del autor, quien entinta con mano sigilosa y con suma inteligencia en más de una voz, la vida y obra de una mujer que esincapaz de sobrepasar las veintiséis pulgadas de estatura, pero que se muestra ferozmente dispuesta a conquistar los corazones de quienes se atreven a suspirar el aroma y el colorido de una obra rica en inventiva. Orlando construye con genio y estilo, en veces tácitas y en otras rotundas las formas vivas del universo de su protagonista, de la muñeca viviente, ¡La Gran Chiquita!

La experienciae intimación con la novela, llega a mí por un tanto de imposición y no de gusto, aunque cabe señalar que al ver la portada, en los anaqueles de las librerías, prevalece una cierta intriga que captura la mirada del más inquisitivo lector. Comencé a ojear las primeras páginas y poco a poco me adentre en la vieja Cuba de finales del siglo XIX. La narrativa del autor me llevó fielmente a recrear unsinfín de sucesos en cuyo primer cuadro aparece la agonizante lucha de los mambíes por liberar a la última colonia de la corona española, quien tirana y cruel en el campo de batalla se reusa a perder su primera joya conquistada. Ante este inicio de redención política nace Espiridiona Cenda del Castillo; la pirruña que cabía en la palma de su padre, la graciosa y ligera niñita de su madre - LaChiquita de los dos -. Así en una realidad conflictiva comienza una vida llena de aventuras y desaventuras en un mundo para un espíritu destinado a vivir en libertad, donde la única limitante es también la mayor de las ventajas, lo que me remite a pensar en la frase; “El cuerpo es la cárcel del alma durante su existencia terrenal”, propia de Platón al referirse a la inteligencia humana, y a laprimogénita de los Cenda, le sobraba precisamente eso… ¡inteligencia!, lo demás cualquier cinta métrica lo podía decidir. Es Para mí una lección de fortaleza que engrandece y arropa con armadura de hierro el valor y el coraje de todo hombre o mujer que ha decidido batallar en el juego de la vida. Como todo cuerpo con alma, Espiridiona, se conduce por los deseos y los sentimientos, siendo la pasión el motorde sus acciones.

Chiquita no vierte su cantera en un solo río sino que va más allá, endulzando por doquier, los ojos lectores, va de la fantasía deliciosa a la realidad cruel y despiadada de una sociedad expuesta a la modernidad; viaja desde las colinas de la tierra de Gulliver hasta Les Champs-Élysées en Paris; de lo mágico a lo trágico; de la risa al llanto; del refinamiento, los suntuososbailes; las charlas de café, a los abruptos y nada educados modales de los sirvientes retratados en la memoria de la vieja molienda o de la casa grande de la ciudad.

Sin duda alguna esta obra refleja una época donde el dolor y el amor se unen para bailar en suave armonía en la existencia, no sólo, de Espiridiona Cenda sino de quienes la rodean, pues la muerte late a su alrededor como late...
tracking img