Reseña de el amor y otros demonios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1111 palabras )
  • Descarga(s) : 24
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Del amor y otros demonios .
Domingo, 24 de Mayo de 2009 09:01 .Tubo de ensayo

René Delios

Me releí la novela de Gabriel García Márquez, luego de años pues cometí el error de prestarla y jamás volvió. Ya saben la máxima en torno a prestar un libro.
Desde los años distantes de “La Ceiba”, un suplemento publicado por El Observador, no me aventaba una reseña: he hecho otras de lainutilidad de la demagogia, o de la nulidad de las campañas, o de la esencia guyumbera del trago, pero no de literatura, por lo que “Del amor y otros demonios”, el libro de García Márquez, fechado por su autor en 1994 en una ciudad del mar Caribe, en Cartagena de Indias, Colombia, me produjo una reacción de interés que puedo definir como inusitado en una novela leída desde mi filosofía de la vida.García Márquez maneja de manera interesante el mestizaje y el sincretismo religioso en el continente.
Me cae a toda madre el marqués de Casalduero, español terrateniente en Indias, que tuvo una hija no deseada con una mestiza brava, de la llamada aristocracia de mostrador; seductora, rapaz, parrandera –¡De las mías carajo!-, y con una avidez de vientre para saciar a un cuartel.
La chamaca mordidapor un perro con rabia, de diamante blanco en la frente, fue criada por Dominga de Adviento, una negra de ley que gobernó la casa con modos de general, por eso la niña creció en la revoltura del catolicismo y yoruba, y practicaba “ambas a la vez sin orden y concierto”, creando ese modus de fe que vemos en otros puntos como Chamula en Chiapas, u Otatitlán, en Veracruz, en donde las yerbas de brujeríay los rezos a gritos se funden en los atrios de las iglesias durante las festividades del santo patrón, y que a la marrullería de la arquidiócesis tuxtleca haría arrancarse las sotanas: su alma estaba en paz -decía la negra-, porque lo que le faltaba en una lo encontraba en la otra fe.
La niña Sierva María de Todos los Ángeles era tratada con cariño por los peones negros y sus familias y lecolgaron collares de santería sobre el escapulario del bautismo. E imagino que el tintinar de las cuentas era sonido cotidiano en sus pasos de traviesa.
Cuando el marqués se dio cuenta de que la niña -que tenía doce años- había sido mordida por un perro con rabia, decidió llevarla con un médico judío portugués que había sido expulsado de España. Podemos ver en este personaje el modo de entender lasociedad y la vida que en la filosofía europea está representado por Espinosa. En la primera intervención del médico Aureliano Brenuncio, García Márquez –a su estilo de terminar la novela antes y dejarnos solo lo demás de colofón para la descripción humana del contexto- remata la novela: No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.
Queda claro a mitad del texto que la niña protagonista,morirá.
Qué huevos para hacer eso; solo los genios, pues en vez de desilusionar, atrae.
Ya García Márquez ha practicado este estilo osado, en Crónica de una muerte anunciada, en la que la presencia de la muerte del protagonista se anuncia desde la primera línea: “El día en que lo iban a matar, Jacobo Nazar…”.
Antes de continuar con el desarrollo de los hechos recordemos cómo la felicidad, para lamarquesa mestiza, parecía radicar en el demonio del sexo, el semental humano, nombrado por el escritor colombiano con el apodo maldito: Judas Iscariote. En el capítulo segundo se describe cómo viven los españoles, la familia del marqués: Iban a la misa mayor, más a mostrarse que a cumplir, como pasa ahora en las misas de catedral en Tuxtla o cualquier otra ciudad media del estado y más en lospueblos chicos en dónde, aun, está el lugar reservado para los ricachones.
Cuando un rayo mata a doña Olalla y al hijo del marqués, la ciudad sobrecogida interpretó la tragedia como una deflagración de la ira divina por una culpa inconfesable. Y ante tantas calamidades, el marqués cayó en la desgracia: antes de terminar el novenario había hecho donación a la iglesia de los bienes materiales que...
tracking img