Residuos radiactivos: situación en méxico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7231 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Residuos Radiactivos

Ingeniería Ambiental

Semestre 2011-2

Binderberger Morales Karl

Medellín Galván Arturo

Olvera Romo Alejandro

Sayun Fernández Anuar

Situación en México

Residuos radiactivos: riesgos latentes en México
Lunes 18 de Abril de 2011 09:36
PES
Emilio Godoy (IPS/México).- México debe reforzar de modo urgente la vigilancia sobre el depósito y elmanejo de materiales radiológicos, así como la disposición de los desechos, alertan expertos.
"Los materiales deben ser resguardados bajos ciertas condiciones de seguridad y se debe hacer un buen seguimiento en cuanto a la seguridad radiológica. Hay muchas regulaciones que deben ser revisadas", dijo a IPS el director de la Escuela de Técnicos en Radiología de la Sociedad Mexicana de Radiología eImagen, Fernando Cruz.
Los accidentes registrados en los últimos 25 años, cuyos efectos aún son sensibles, refuerzan la tesis de un mejor control gubernamental. En 2008 la empresa Tubos de Acero de México (Tamsa) derritió cesio-137, un isótopo potencialmente nocivo, en una fábrica en el sudoriental estado de Veracruz, según pudo establecer IPS.
El hecho fue comprobado por la compañía ZincNacional, que adquiere polvo de acero para procesarlo. Los detectores de ese fabricante se activaron cuando recibió un cargamento de 80 toneladas procedente de Tamsa, que fue devuelto.
El 29 de junio de 2008, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas (CNSNS), el órgano de la Secretaría (ministerio) de Energía responsable de la vigilancia nuclear, recibió un aviso de que Tamsa había fundidouna fuente radiactiva y procedió a efectuar una primera inspección nueve días después.
Alejandro Cortés, funcionario de la CNSNS, ofreció detalles del incidente en la Conferencia Internacional sobre Control y Manejo de Material Radioactivo Inadvertido en Desechos Metálicos, realizada en febrero de 2009 en la localidad española de Tarragona.
Universidades, las industrias del acero, de bebidasgaseosas y del tabaco, así como hospitales públicos y privados importan materiales nucleares para utilizarlos en sus procesos productivos y de aplicación de terapias contra enfermedades como el cáncer.
La Gerencia de Seguridad Radiológica, de la CNSNS, ha emitido en los últimos años al menos 1.897 licencias para posesión de este tipo de materiales. Entre las principales fuentes abiertas importadasfiguran el yodo-125 y 131, talio-201, fósforo-32, carbono-14, tecnecia-99, galio-67 e hidrógeno-3, principalmente para usos médicos.
Mientras, las principales fuentes selladas, que deben ser depositadas en habitáculos especiales, compradas del exterior son cobalto-60, iridio-192 y americio-24/berilio para propósitos terapéuticos e industriales. Hay al menos 22 empresas autorizadas para adquirir ytransferir material radiológico.
El accidente de Tamsa trae a la memoria el caso de varillas de hierro contaminadas con cobalto-60 registrado a mediado de los años 80 en la norteña Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos, y cuyas consecuencias aún persisten.
Todo comenzó en 1977 cuando el privado Hospital de Especialidades de Ciudad Juárez compró de contrabando una unidad de radioterapiaque contenía cobalto-60. En 1983 dos empleados del nosocomio la vendieron a la chatarrería el Yonque Fénix, que a su vez trasladó el material a la entonces estatal Aceros de Chihuahua.
Esa fundidora y otras empresas lo usaron para producir piezas metálicas que fueron distribuidas en 16 de los 32 estados de México.
La CNSNS calculó que se fabricaron al menos 6.608 toneladas de varilla. En suinforme final de 1985, ese órgano informó la detección de 17.636 construcciones con varilla contaminada, 1.276 de las cuales presentaron niveles de radiación superiores al límite natural. Más de 800 fueron demolidas por contener cantidades inaceptables de contaminante.
Empero, Agustín Horcasitas, ex gerente de producción de Aceros de Chihuahua, calculó en su libro de 1999 titulado "El gran engaño"...
tracking img