Resumen amat, nuria: la biblioteca está muerta. larga vida al bibliotecario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1698 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO 19 – La biblioteca está muerta. Larga vida al bibliotecario (F.W. Lancaster)
_________________________________________________________________________________________________

(AMAT, NURIA)



La idea de que las nuevas tecnologías de la información están transformando nuestra sociedad ocupa un lugar privilegiado en los medios de difusión, textos profesionales y discusiones de todotipo. Una de las preguntas que surge de esta realidad actual es la que trata de dar una respuesta a la situación del papel del profesional que se ve amenazado por las cualidades de estas máquinas, temor de que estas puedan superarnos y hasta suplantarnos.

En este conflicto el bibliotecario-documentalista tienen un puesto relevante, por su función, desde tiempos inmemoriales, ha consistido enla de ser un trasmisor o intermediario de los textos manuscritos e impresos y sus posibles lectores , y hoy, cuando las máquinas se encuentran a punto de ejecutar esa labor de memorización y búsqueda catalográfica de forma casi perfecta y rápida, existe la opinión de que este que se ocupa de proporcionarnos los textos necesarios de lectura, desaparecerá por completo. Entre las conjeturas másrepetidas y provocativas al respecto: 1º Las bibliotecas dejarán de existir, 2º la que compara al bibliotecario-documentalista con un dinosaurio, (especie destinada a extinguirse.
Nuestro trabajo se esta trasformando a paso agigantados y que tareas antes consideradas como de ciencia ficción en la actualidad no sólo son el pan de cada día sino obligadas para la supervivencia de nuestras funciones yservicios. ¿Adónde conduce esta transformación?

Me atrevería a admitir que con toda seguridad ha cambiado el concepto tradicional de biblioteca y asimismo el de bibliotecario. ¿Y en dónde se observa esta metamorfosis? Sin duda en que la presencia física del bibliotecario y de la biblioteca como institución física de colecciones no son obligatoriamente necesarias para que se lleve acabo losobjetivos de la profesión. Es a eso a lo que se está refiriendo Lancaster cuando habla de (1985, pág.553).
Con la implementación del online ha sido el detonante del cambio de concepto de la disciplina. El bibliotecario tradicional contempla estupefacto cómo no solamente el usuario-lector puede acceder a los catálogos de forma inmediata y a distancia sin tener que entrar en una biblioteca, puedeobtener telemáticamente las copias de los mismos documentos. Y la sorpresa es inaudita cuando vemos a los editores dedicados también a proporcionar fotocopias constituyendo para ellos el sistema ADONIS. Todo invita a la confirmación de que las bibliotecas son efectivamente servicios de distribución de la información.
Empezamos a creer que la biblioteconomía no puede ser definida como disciplina queestudia lo que ocurre en una biblioteca, dado que estamos inmersos en un proceso de distribución, entre cuyas ventajas cabe señalar la nueva imagen que asume el bibliotecario en la sociedad. Estas novedades no obligan a suponer que el libro impreso desaparecerá barrido por la publicación electrónica hasta el punto de que solo existan bibliotecas sin muros, sino que no haya biblioteca alguna.
Losdocumentos electrónicos contribuyen a facilitar la lectura, debemos admitir que para el acceso a la información no es fundamental la presencia del bibliotecario, como tampoco es necesario “entrar” en una biblioteca. Estas particularidades son novedades notables; sin embargo, la primera revolución de ordenadores no ha sido tan significativa para las bibliotecas como lo será la quinta generaciónde ordenadores, que producirá lo que Kilgour denomina la primera revolución de las bibliotecas. La biblioteca del futuro será eminentemente activa.
Las máquinas inteligentes ofrecerán a cada usuario la oportunidad de pedir información específica a sus necesidades, con sus propios términos, según su propia conveniencia y permitiéndole disponer de grandes depósitos de información;...
tracking img