Resumen caso barings

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3899 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los altos riesgos del mercado
de derivados

Una serie de desastrosas pérdidas en el comercio internacional de derivados -la más reciente, la bancarrota del banco británico Barings-, plantea una interrogante: ¿es conveniente mantener un sistema inestable y proclive a los desastres al margen de toda regulación y control?
por Martin Khor

Parte I.
¿Delincuente o chivo expiatorio?
Finalmentese efectuó el rescate del bicentenario banco mercantil Barings, cuyas puertas están abiertas desde hace 233 años. Seguirá manteniendo su nombre pero la propiedad pasará ahora a manos del grupo holandés ING, que destinará 660 libras esterlinas para salvarlo.
Este rescate de último momento aliviará tal vez en algo la herida ocasionada a los inversores -que aún pueden perder sus depósitos- por estagran "tragedia" financiera. Según informes de prensa, los bonos prometidos para 1994 a los corredores y personal serán pagados por el grupo holandés.
Pero por mucho tiempo todavía la crisis original seguirá siendo tema de intensas discusiones sobre la conveniencia y peligros de los derivados.
Los interrogantes se desviaron rápidamente de "¿qué sucedió?" a "¿por qué y quién tiene la culpa?". Lasrespuestas arrojarán luz sobre el comercio de derivados y la situación del sistema financiero mundial.
La discusión central es si la crisis de Barings (y antes de ello, la crisis del mercado de derivados) es una falla o rareza en un mercado calmo y ventajoso, o si el sistema en sí mismo está fallando, por su tendencia a la especulación excesiva, el alto riesgo y el peligro probable de provocar lainestabilidad a escala mundial.
Apenas un delincuente
Gran parte de este fenómeno puede ser el resultado del dogma de la desreglamentación, que con la ayuda de la computación y la tecnología de la comunicación, mueve "datos" de aquí para allá a la velocidad de la luz, animado por la codicia y sin ningún control público o privado.
Resultó fácil y tentador, en un principio, señalar a NickLeeson, un joven corredor gerente de la filial de Barings en Singapur, como el culpable, en especial cuando se dio a la fuga al percatarse que el desastre que había ayudado a crear era irreparable. El retrato que se pintó fue el de un Leeson operando por su cuenta grandes sumas, probablemente sin el conocimiento o autorización de sus jefes en Londres.
De inmediato, la prensa internacional lo etiquetócomo "el corredor delincuente".
El término implicaba que Leeson era un "disidente", el tipo de persona que no se ajusta a las reglas del juego que todos los demás corredores cumplen. De haberlo hecho, nadie se hubiera visto perjudicado.
La lucha contra la reglamentación
Desde ese punto de vista, está todo bien con la desreglamentación sistémica y el sistema de derivados, y no es necesarioimponer nuevas reglamentaciones. En todo caso, por más reglamentaciones que haya, el sistema nunca es a prueba de engaños, ya que cualquier corredor o compañía disidente-delincuente puede encontrar la forma de provocar una crisis.
Sólo podemos instruir a todos los corredores y empresas para que ajusten los controles internos, confiar en que aprendieron la lección del caso Barings, y esperar -en elmejor de los casos- que no vuelva a suceder algo parecido.
Este, al menos, parece ser el mensaje de la industria de derivados, que peleó tan tenazmente para mantener alejada la mano del regulador y que todavía hoy insiste en su libertad de conducir los negocios sin controles.
Como informó Reuter la semana pasada: "Los profesionales de la industria de derivados insisten en que no hay necesidad deestablecer nuevas leyes para regular su negocio, a pesar de la última crisis que los afectó". Para ellos, el principio que debe seguir rigiendo es el de la autorregulación, no el del control estatal.
Un gerente de cartera de derivados del Banco LG en Stuttgart, Martin Siegert, sostiene: "No necesitamos leyes nuevas para estas cosas".
"Por cada ganador tiene que haber un perdedor", dice por su...
tracking img