Resumen de las 7 semillas de david fischman

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2680 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ignacio esperaba en el cardiólogo su turno, no comprendía porque a sus 42 años de edad él podía estar teniendo ese tipo de problemas, era jefe de la compañía R&G que heredó de su padre. Ignacio ya se sentía muy bien, el doctor le recomendó que cambie su estilo de vida, que si bebía o fumaba ya no lo hiciera y que baje el ritmo de trabajo, Ignacio se sintió incómodo y le dijo - eso esimposible, entonces el doctor le recomendó la meditación mientras lo miraba con ternura como cuando ven a un niño que no sabe lo que está haciendo.
Pasó un tiempo e Ignacio se sentía bien, seguía ocupado al máximo en su empresa y estaba seguro que el pre-infarto que le había diagnosticado el doctor ya había desaparecido totalmente, este ataque fue desencadenado p0r la renuncia del jefe de ventas que seiba para la competencia. Otro día entró a su oficina el jefe de finanzas quien le dijo: Una empresa muy importante había cortado lazos con ellos, Ignacio se exaltó y empezó a gritar, de pronto empezó a sentir un dolor en el pecho igual al que lo había mandado al hospital, se dio cuenta, se sentó e intentó tranquilizarse, pensó que era la segunda advertencia que le daba la vida y que ya no habríatercera… Sacó de su billetera la dirección de un maestro de la India que le había dado su esposa cuando le comentó acerca de la meditación, cogió su saco y fue a buscarlo a su vivienda en Surquillo… Ignacio en el camino iba pensando que era una locura, pero fue, pensó un instante y al hacerlo se sintió raro, al ingresar observó un jardín muy hermoso, con platas de diferentes especies, al rato unapersona lo hizo ingresar a la habitación del maestro, el cual era un anciano de unos 70 años, con barba blanca, cejas pronunciadas y una túnica color salmón, Ignacio estaba desesperado, porque el maestro no decía nada porque solo se dignaba a observarlo, al rato el maestro dijo: ¿Cuál es tu nombre? – Ignacio Rodríguez – ¿para qué has venido? – Para que me enseñe eso de la meditación – el maestrosiguió observándolo y haciendo silencio, esto desesperaba a Ignacio… el maestro volvió a hacerle la pregunta, Ignacio le respondió alzándole la voz, como dándole a conocer que aparte de haber perdido el tiempo ya había perdido la paciencia, el maestro le dijo: ¿Para qué has venido si crees que no te puedo ayudar?... Ignacio se levantó, cogió su saco y cuando estaba a punto de salir, el maestro lepreguntó suavemente: dime… ¿Eres feliz? Ignacio sintió como si le hubieran clavado un puñal en la espalda, por un instante quiso golpear al anciano, pero se contuvo y le dijo que no era feliz, después de un breve diálogo el maestro sacó de un cofre, en el cual había papel periódico el cual estaba enrollado, en el se encontraban semillas y el maestro dijo que eran mágicas, que con estas iba aaprender a cambiar su vida, Ignacio extendió sus dos manos como cuando alguien recibe a un bebé, el maestro le dijo que volviera cuando haya brotado, Ignacio fue a casa y en todo el camino a ella iba pensando en todo lo que había conversado con el maestro, llegó, saludó a su familia y de inmediato fue al jardín y plantó la semilla, todos los días la regaba y no crecía nada… Ya había pasado un mes, sumujer lo notó raro y le preguntó que hacía, Ignacio para que su mujer no se burlara de él le dijo que el doctor le había recomendado regar el jardín para que se tranquilizara.
A la mañana siguiente Ignacio desesperado empezó a escarbar y notó que la semilla seguía tal y como se la había entregado el maestro, el recordó que su mujer le había dicho que las plantas captaban la energía de las personas,el pensó que tal vez por eso no crecía nada, se sintió triste e inútil… desesperado y furioso fue a ver al maestro, Ignacio pensaba que se había burlado el maestro de él, el maestro lo miró y le dijo que nunca iba a crecer porque era una semilla que estaba golpeada por un martillo, Ignacio lo miró con confusión y de pronto el maestro le dijo que las semillas son como los niños, que si reciben...
tracking img