Resumen de leyendas de leyendas y rimas de béquer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2795 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MONTE DE LAS ÁNIMAS

Esta leyenda, que Bécquer escribió al levantarse, la misma noche de difuntos, ocurre en Soria, lugar donde la oyó.
I

El relato empieza cuando se da por finalizada una caza de lobos, ya que era el día de Todos los Santos y estaban precisamente en el Monte de las Ánimas. La caza estaba dirigida por Alonso, un joven noble que hacía poco había recibido la visita de suhermosa prima, Beatriz. Ésta no sabía porque estar en el monte de las ánimas era uno de los motivos de la marcha de vuelta a casa, así que Alonso, poniendo su caballo al lado del de su prima, le explicó la historia.

Anteriormente, en aquel monte vivían los templarios, guerreros pero también religiosos a la vez, que habían sido instalados allí por orden del rey para que protegiesen la ciudad deSoria por la parte del puente después de haber sido conquistada a los árabes, ese hecho molestó a los nobles, que consideraba que ellos mismos ya eran capaces de defenderla solo, al igual que la habían conquistado sin ayudas. Con el tiempo fue creciendo un odio entre los nobles y templarios. Los templarios habían acotado aquel monte, para cazar según sus necesidades, pero los nobles acordaron hacerallí una gran caza sabiendo, que a los clérigos con espuelas no les haría ninguna gracia. Esa decisión llegó a los oídos de los templarios, que lo percibieron como un reto y no hubo intentos de detener a unos ni a otros. Aquello que iba a ser una cacería se convirtió en una terrible batalla sembrando el monte de cadáveres. El rey ante aquel desastre declaró el monte abandonado y la capilla dondese enterraron amigo y enemigos juntos acabó arruinándose. Desde ese momento se dice que en la noche de difuntos, la campana de la capilla suena sola y que los fantasmas de los muertos en aquella batalla corren locos por el monte revolucionando a los animales, y al día siguiente se ven las huellas de sus pies esqueléticos.
II

Situados delante de la chimenea del palacio del conde Alcudiel, Alonsoy Beatriz, observaban las llamas.

Alonso rompiendo el silencio y halagando a su hermosa y querida prima, le entregó un joyel que él llevaba y que había captado la atención de ella cuando estaban en el templo. Ella no muy convencida por si Alonso se llevaba falsas esperanzas, acabó aceptando aún y así el presente, quedándose los dos otra vez en un intenso silencio.

Pasado un rato, Alonsorompiendo de nuevo el silencio al no estar convencido por su actuación de hombre enamorado le sugirió que ella también le dejase a él algún recuerdo. Ésta, haciéndose la despistada, tocó su hombro buscando el pañuelo azul que había llevado a la cacería y al no encontrarlo, le dijo a Alonso que lo había perdido en el Monte de las Ánimas y había pensado en dejárselo a él de recuerdo. Alonso viendo porque camino iba su prima, excusó porque no quería ir a por su banda. Beatriz, hizo que comprendía el miedo que sentía su primo ante aquella aventura, con una nota de ironía en su voz, que éste no pudo consentir y marchó hacia en monte a por su futuro regalo.

III

Ya habían pasado tres horas desde la marcha de Alonso y aún no había vuelto, cuando podría haberlo hecho en tan solo una. Beatrizpensó que habría tenido miedo pero no pudo evitar dormirse con nerviosismo.

A las doce volvió a despertarse, creía haber oído su nombre a la vez que sonaban las campanadas. Asustada intentó tranquilizarse. Oyó como las puertas que iban en dirección a su habitación se iban abriendo y luego silencio. Beatriz, intentó quitarse el miedo del cuerpo haciendo que no pasaba nada, pero no pudo negar laevidencia cuando la puerta se abrió y unos pasos casi insonoros se acercaban a ella entre la oscuridad, oyó como el reclinatorio se movió y escondiendo la cabeza entre las sábanas dio un gritó. Pasó la noche entera y cuando amaneció, Beatriz lo agradeció después de haber pasado tanto miedo. Abrió las cortinas y cuando iba a reírse de si misma por aquellos temores, se le heló la sangre al ver, la...
tracking img