Resumen de mensaje a garcia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 6 (1252 palabras)
  • Descarga(s): 4
  • Publicado: 27 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mensaje a García

Durante la guerra entre España y Estados Unidos, en 1898, el General Garcia de los Estados Unidos de Norteamérica- fue cercado junto con sus tropas en la isla de Cuba.  García se vio obligado a ocultarse en las profundidades de la jungla.  Nadie conocía su paradero.  El no tenía ningún contacto con el mundo exterior.  No podían llegar hasta él ningún telegrama ni carta, peroMac Kinley, el entonces Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, tenía que ponerse, sin falta, rápidamente en contacto con García.

¿Qué podía hacerse?

Un colaborador del Presidente formuló una certada sugerencia: “Conozco a un hombre que sabrá encontrar a García.  Se llama Rowan”.

Mac Kinley hizo venir al tal Rowan y le entregó una carta, diciéndole: “Entregue este escrito alGeneral García y tráigame su respuesta”.  Rowan contestó: “¡Sí, Señor Presidente, se hará!”

Sobre como Rowan envolvió el mensaje en un paño de seda y se lo amarró al pecho; cómo desembarcó en la costa cubana, tras cuatro días de viaje en un bote descubierto, de noche y con niebla, y desapareció en la jungla; cómo cumplió su misión después de una marcha de tres semanas a través de territorioenemigo…, son circunstancias en cuyos detalles no necesitamos entrar aquí.

Para nosotros, lo importante es lo que dijo Rowan al hacerse responsable de  la carta:  “Sí, Señor Presidente, se hará!”.  Eso fue todo.  No hizo preguntas inútiles como:  “¿Dónde está García?”, “¿Como llego a Cuba?”, “¿Tengo que alquilar una barca o comprarla?”, “¿Cómo atravesaré las líneas enemigas sin que me atrapen?”, “¿Dedónde obtendré el dinero para pagar el viaje?”.  Mac Kinley encargó a Rowan una misión y dejó en sus manos el hallar respuestas a las interrogantes que surgieran, pues sabía muy bien que él mismo no podía prever todas las situaciones con las que Rowan se habría de enfrentar.

Esta historia, que puede parecer normal y poco extraordinaria, fue publicada y comentada ampliamente, en marzo de 1899, porel “Philistine Magazine”.  Desde entonces, el artículo ha sido traducido a casi todas las lenguas del mundo.  Hasta hoy se han impreso más de cuarenta millones de ejemplares del “Mensaje para García”.

Pero dejemos la palabra del autor del artículo del “Philistine Magazine”:

En todo este asunto cubano hay un hombre que se alza en el horizonte de mi memoria como Marte en el perihelio.

Enverdad, la figura de ese hombre debería esculpirse en piedra, fundirse en bronce y levantarse como un monumento en cada Universidad, en cada centro educativo del país.  Nuestros jóvenes no necesitan sabiduría de libros, ni enseñanza de todas las asignaturas académicas posibles.

Lo que necesitan es acero en la espina dorsal, médula en los huesos, esa fuerza de carácter que les permita ser fieles asu deber, que les capacite para concentrar sus fuerzas, para actuar, para abordar un asunto…para llevar “¡Un mensaje a García!”.  ¡Y si el General García está muerto, todavía sigue habiendo Garcias a quien entregar una carta!

Quien se esfuerce hoy por llevar a cabo una empresa cualquiera, y quien necesite para ello muchas manos, el trabajo de las manos de otros, se horrorizará una y otra vezante la inercia de las personas, ante la incapacidad o negativa para concentrarse en algo y llevarlo a cabo.

Lo corriente es ver la indiferencia culpable, la negligencia, el descuido y el trabajo a medio hacer.  Y la empresa está condenada a la quiebra si el patrón no consigue, mediante astucia y autoridad, con amenazas y sobornos, que sus empleados rindan en algo; a no ser que los dioseshubiesen realizado amablemente un milagro y le enviaran un ángel para ayudarle.

¿Quieres aventurarte a hacerte una prueba?

Supón que estás sentado delante de tu escritorio, con seis ayudantes a tu servicio.  Haces venir al que se encuentre más cerca, y le dices:  “Por favor, consulte la enciclopedia y hágame un resumen sobre la vida de Correggio”.

¿Dirá tu hombre tranquilamente:  “Sí...
tracking img