Resumen del libro cronicas marcianas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1816 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Febrero de 1999 - YLLA”
“Se oyó un disparo. Claro, intenso, el ruido de la terrible arma de insectos. Ylla se estremeció. Un disparo. Venía de muy lejos. El zumbido de las abejas distantes. Un disparo. Luego un segundo disparo, preciso y frío, y lejano. Se estremeció nuevamente y sin haber por qué se incorporó gritando, gritando, como si no fuera a callarse nunca. Corrió apresuradamente por lacasa y abrió otra vez la puerta. Ylla esperó en el jardín, muy pálida, cinco minutos. Los ecos morían a los lejos.se apagaron. ”Esta Historia trata de un mujer marciana la señora K de nombre Ylla que había tenido un sueño raro en el cual se encontraba con un hombre que venia del tercer planeta. Ylla le contaba a su marido el señor K de nombre Yll, que el hombre del tercer planeta era de ojosazules, cabellos negros y media uno ochenta de estatura; que había bajado del cielo, venia uniformado y que su nombre era Nathaniel York, que venia con su compañero Bart en el primer viaje por el espacio.El señor K le decía que era algo absurdo que en el tercer planeta no podría ver vida, pues tenia demasiado oxigeno para que alguien pudiera existir; en cambio ella le contestaba diciéndole que si no leparecería maravilloso que alguien pudiera venir desde allá; el señor K ya molesto le dijo que dejara esas alucinaciones y siguieran trabajando.En pasaje que exprese al comienzo de este contexto sentí que fue el más impactante para mi, pues te das cuenta que esos disparos que Ylla oye son los que su marido les propina a los visitantes del tercer planeta, que según ella había soñado y que no fueasí; tal vez lo que me llama la atención que Ylla nunca sabrá la verdad sobre los visitantes de la tierra y creerá siempre que todo fue solo en sueño que el señor K se encargo de que así lo fuera…
“Abril del 2000 - La tercera Expedición”
La tercera expedición contaba con dieciséis hombres todos al mando del capitán John Black como un pasaje importante de este cuento decidí poner este:“Sin embargo(pensó), supongamos... Supongamos que Marte esté habitado por marcianos que vieron llegar nuestra nave y nos vieron dentro y nos odiaron. Supongamos ahora, sólo como algo terrible, que quisieran destruir a esos invasores indeseables, y del modo más inteligente, tomándonos desprevenidos. Bien, ¿qué arma podrían usar los marcianos contra las armas atómicas de los terrestres?La respuesta erainteresante. Telepatía, hipnosis, memoria e imaginación.Supongamos que ninguna de estas casas sea real, que esta cama no sea real sino un invento de mi propia imaginación, materializada por los poderes telepáticos e hipnóticos de los marcianos (pensó el capitán John Black). Supongamos que estas casas tengan realmente otra forma, una forma marciana, y que conociendo mis deseos y mis anhelos, estos marcianoshayan hecho que se parezcan a mi viejo pueblo y mi vieja casa, para que yo no sospeche. ¿Qué mejor modo de engañar a un hombre que utilizar a sus padres como cebo?Y este pueblo, tan antiguo, del año mil novecientos veintiséis, muy anterior al nacimiento de mis hombres... Yo tenía seis años entonces, y había discos de Harry Lauder, y cortinas de abalorios, y Hermoso Ohio, y cuadros de MaxfieldParrish que colgaban todavía de las paredes, y arquitectura de principios de siglo. ¿Y si los marcianos hubieran sacado este pueblo de los recuerdos de mi mente? Dicen que los recuerdos de la niñez son los más claros. Y después de construir el pueblo, sacándolo de mi mente, ¡lo poblaron con las gentes más queridas, sacándolas de las mentes de los tripulantes!Y supongamos que esa pareja que duerme enla habitación contigua no sea mi padre y mi madre, sino dos marcianos increíblemente hábiles y capaces de mantenerme todo el tiempo en un sueño hipnótico.¿Y aquella banda de música? ¡Qué plan más sorprendente y admirable! Primero, engañar a Lustig, después a Hinkston, y después reunir una muchedumbre; y todos los hombres del cohete, como es natural, desobedecen las órdenes y abandonan la nave...
tracking img