Resumen del libro el caballero de la armadura oxidada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2842 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD ICEL

Resumen del libro “El Caballero de la Armadura Oxidada” de Robert Fisher
Capítulos I-III

I. EL DILEMA DEL CABALLERO
Hace mucho tiempo vivió un caballero que pensaba que era bueno, generoso y amoroso. Luchaba contra sus enemigos, que eran malos, mezquinos y odiosos; rescataba damiselas aun cuando algunas de ellas no deseaban ser rescatadas.
Nuestro caballero erafamoso por su armadura. Reflejaba unos rayos de luz tan brillantes que la gente del pueblo juraba haber visto el sol salir en el norte o ponerse en el este cuando el caballero partía a la batalla. Y partía a la batalla con bastante frecuencia y entusiasmo. Durante años se esforzó en ser el mejor del reino. Siempre había otra batalla que ganar u otra damisela que rescatar.
El caballero tenía una mujerfiel y bastante tolerante, Julieta, que escribía hermosos poemas, decía cosas inteligentes y tenía debilidad por el vino. También tenía un joven hijo de cabellos dorados, Cristóbal, al que esperaba ver algún día, convertido en un valiente caballero. Julieta y Cristóbal veían poco al caballero porque, cuando no estaba luchando en batalla, matando dragones o rescatando damiselas, estaba ocupadoprobándose su armadura y admirando su brillo. Con el tiempo se enamoró hasta tal punto de su armadura que la usaba para cenar y hasta para dormir. Y después de un tiempo no se la quitaba para nada. Poco a poco su familia fue olvidando como lucía sin ella.
Ocasionalmente Cristóbal preguntaba a su madre qué aspecto tenía su padre. Cuando esto ocurría, Julieta llevaba al chicho hasta la chimenea yseñalaba el retrato del caballero aunque él deseaba ver a su padre en persona. Y Julieta estaba harta de tener sólo una pintura del rostro se su marido como recuerdo.
Un día Julieta enfrentó a su marido diciéndole que amaba más a su armadura que a ella, respondiéndole que no era verdad y recordándole que por esa razón la rescató de un dragón y la instaló en el elegante castillo donde vivía.
-Loque tú amabas era la idea de rescatarme-dijo Julieta. No me amabas realmente entonces y tampoco me amas realmente ahora.
-Sí que te amo- insistió el caballero.
-Entonces quítate esa armadura para que pueda ver quién eres en realidad- le exigió. –No puedo quitármela. Tengo que estar preparado para montar en mi caballo y partir en cualquier dirección-explicó el caballero.
-Si no te quitas esaarmadura, cogeré a Cristóbal, subiré en mi caballo y me marcharé de tu vida.
Esto fue un golpe para el caballero, no quería que Julieta se fuera. Amaba a su esposa y su hijo y a su elegante castillo, pero también amara su armadura por qué les molestaba a todos quién era él: un caballero bueno, generoso y amoroso. ¿Por qué Julieta no se daba cuenta de ninguna de esas cualidades?
El caballerofinalmente decidió que continuar llevando la armadura no valía la pena sin por ello había de perder a Julieta y a Cristóbal.
De mala gana, el caballero intentó quitarse el yelmo, pero no se movió. Tiró con más fuerza y nada. Desesperado intentó levantar la visera pero, también estaba atascada. Repentinamente tuvo una idea, salió corriendo hacia la tienda del herrero.
-Herrero, tengo unproblema-dijo. –Estoy atrapado en esta armadura golpeando el piso con su pie revestido de acero y dejándolo caer accidentalmente sobre el dedo gordo del pie del herrero. El herrero olvidando que era su señor, le propinó un brutal golpe en el yelmo, aunque el caballero tan sólo sintió una molestia ligera, y lo volvió a hacer cuando el caballero se lo pidió, y el yelmo ni siquiera se abolló. Si el herrero queera el hombre más fuerte del reino no podía sacar al caballero de su armadura ¿quién podría? El herrero pidió al caballero que regresara al otro día ya que estaba muy cansado.
El caballero tuvo que regresar al castillo con Julieta que aún estaba enfadada. Así que le dijo de su intento de quitarse la armadura, pero ella no creyó nada, esto entristeció mucho al caballero.
El herrero y él...
tracking img