Resumen el cuento en colombia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1773 palabras )
  • Descarga(s) : 18
  • Publicado : 5 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El cuento en Colombia
(1810-2010)
La historia del cuento colombiano, a pesar de las apariencias, es ya bastante larga. Sin necesidad de precipitarnos en el abismo poco confiable de los relatos míticos precolombinos, encontramos ejemplos muy refinados de cuentos -a la manera “occidental”- ya en el siglo XVII, en Rodríguez Freyle (Los relatos de Juana García o de Inés de Hinojosa son buenosejemplos) o en El descenso de Pedro Porter a los infiernos, extraño y poco conocido texto inserto en El desierto prodigioso o Prodigio del desierto, de Pedro de Solís y Valenzuela, del que algunos historiadores sospechan, y con sobradas razones, que se trata de una historia ya conocida posiblemente desde el medievo, sin que hasta ahora nadie, que yo sepa, haya logrado precisar su fuente original. Peroesto no rebaja sus méritos, más aún si recordamos que las leyendas y las tradiciones locales constituyen una de las inagotables fuentes de la literatura fantástica. He encontrado una variante muy interesante del mismo relato del hombre que baja a los infiernos en busca de una información, crucial para él, que alguien se ha llevado a la tumba, en un relato de Walter Scott que se titula Willieel vagabundo(1824), trasunto a su vez de alguna leyenda escocesa. Dejo el dato a los investigadores y prosigo.
El cuento de Valenzuela prefigura con extraña anticipación el relato de Carrasquilla En la diestra de Dios Padre(1897), sobre todo en ese extraño regodeo nuestro por lo dantesco, violento y terrorífico y, en este caso en particular, por la descripción minuciosa de los suplicios infernales, quepodemos encontrar también, en el fresco contemporáneo, aunque no menos horroroso, de la iglesia de la Compañía de Jesús en Quito.
Quiero decir que desde siempre el cuento colombiano ha sido violento, que desde siempre ha versado sobre el fenómeno de la Violencia. Lo anterior para hacer resaltar que esta nueva y muy breve antología no solamente no elude el tema sino que resulta especialmentepródiga en él.
En el prólogo, Conrado Zuluaga advierte que la pretensión de esta selección es, antes que nada, abrirle al lector las puertas al mundo de seis escritores, a los que califica como “autores representativos de nuestro quehacer literario y cultural”. Luego añade que ella ha sido concebida “como una iniciación, como un primer paso”.
Admitiendo la muy valedera intención de la recopilación,que por cierto explica exclusiones muy obvias, como la de García Márquez (�o la de Mutis?), aunque no explica el por qué todos los cuentos sean contemporáneos, el propósito de esta reseña es, antes que nada, suministrar al lector alguna información en caso de que quiera dar ese probable segundo paso, si es que algún cuento le gustó, cosa que Alfaguara olvidó hacer, pues supongo que el lector que seacerca a este libro será, en la mayoría de los casos, un neófito, un simple curioso que va en busca de aventura tras el prestigio de una editorial foránea, y que puede incluso ser un lector foráneo. Por desgracia, el libro no nos da un solo dato bibliográfico sobre los autores.
La obra de José Félix Fuenmayor se reduce a un solo libro de cuentos, La muerte en la calle, reeditada en 1993 conprólogo de García Márquez. Español de nacimiento, emigró a Barranquilla. “Navegaba en un remanso de sabiduría que le permitía ver el lado distinto de las cosas”, cuenta García Márquez. Como tantos otros autores de algún mérito, su obra permanecería en la clandestinidad si no fuera por la cercanía de su hijo Alfonso con el premio Nobel colombiano. La atmósfera de estos cuentos es “como abrir al azar unálbum de retratos de niños, con pantalones cortos y lazos de primera comunión”. La historia de la génesis del mejor de sus cuentos nos recuerda mucho la de Casa tomada de Cortázar, sólo que en aquella ocasión el mecenas fue Borges. Cuenta el Nobel colombiano:
“El primer cuento suyo que leí fue el primero que acabo de releer: La muerte en la calle. José Félix llevó el original al café para...
tracking img