Resumen el leviatan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3131 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El leviatán
Capitulo XIII de la condición natural del género humano, en lo que concierne a su felicidad y miseria
La naturaleza ha hecho a los hombres tan iguales en sus facultades corporales, mentales que, aunque puedan encontrarse a veces un hombre manifiestamente más fuerte de cuerpo, aun el más débil tiene fuerza suficiente para matar al más fuerte, ya sea por maquinación secreta o porfederación con otros que se encuentran en el mismo peligro que él. Con respecto a las facultades mentales, encuentro mayor igualdad en los hombres, incluso que en el caso de la fuerza. La prudencia no es sino experiencia, que al igual que a igual tiempo se acuerda igualmente a todos los hombres en aquellas cosas que se aplican igualmente. La naturaleza de los hombres es tal que, aunque puedanreconocer que muchos otros son más vivos, o más elocuentes, o más instruidos, difícilmente creerán, que haya muchos más sabios que ellos mismos: pues ven su propia inteligencia a mano, y la de otros hombres a distancia. De esta igualdad de capacidades surge la igualdad en la esperanza de alcanzar nuestros fines. Por lo tanto si dos hombres cualesquiera desean la misma cosa, que sin embargo, no puedenambos gozar, devienen enemigos y en su camino hacia su fin se esfuerzan mutuamente en destruirse o subyugarse. No hay para el hombre mas forma razonable de guardarse de esta inseguridad mutua que la anticipación; esto es, dominar por fuerza o astucia, a tantos hombres como pueda hasta el punto de no ver otro poder lo bastante grande como para ponerle en peligro. Pues cada hombre se cuida de que sucompañero le valore a la altura que se coloca el mismo. Las tres principales causas de riña en la naturaleza del hombre son: competición, inseguridad o por reputación. El primero hace que los hombres invadan por ganancia; el segundo, por seguridad; y el tercero, por reputación. Los primeros usan la violencia para hacerse dueños de las personas, esposas, hijos y ganado de otros hombres; los segundospara defenderlos; los terceros, por pequeñeces, como una palabra, una sonrisa, una opinión distinta, etc. Durante el tiempo en que los hombres viven sin un poder común que les obligue a todos al respeto, están en aquella condición que se llama guerra. La guerra no consiste solo en batallas, o en el acto de luchar; sino en el espacio de tiempo donde la voluntad de disputar en batalla essuficientemente conocida.

Lo que puede en consecuencia atribuirse al tiempo de guerra, en el que todo hombre es enemigo de todo hombre, puede igualmente atribuirse al tiempo en el que los hombres también viven sin otra seguridad que la que les suministra su propia fuerza y su propia inventiva. En tal condición no hay lugar para la industria; porque el fruto de la misma es inseguro. Los deseos, y otraspasiones del hombre, no son en sí mismos pecado. No lo son tampoco las acciones que proceden de esas pasiones, hasta que conocen una ley que las prohíbe. Lo que no pueden saber hasta qué leyes. Ni puede hacerse ley alguna hasta que hayan acordado la persona que lo hará. De todas formas, qué forma de vida habría allí donde no hubiera un poder común al que temer puede ser percibido por la forma de vidaen la que suelen degenerar, en una guerra civil, hombres que anteriormente han vivido bajo gobierno pacifico. De esta guerra de todo hombre contra todo hombre, es también consecuencia que nada puede ser injusto. Las nociones de bien y mal, justicia e injusticia, no tienen allí lugar. Donde no hay poder común, no hay ley. Donde no hay ley, no hay justicia. La fuerza y el fraude son el la guerralas dos virtudes cardinales, la justicia y la injusticia no son facultad alguna ni del cuerpo ni de la mente. Si lo fueran, podrían estar en un hombre que estuviera solo en el mundo, como sus sentidos y pasiones. Son cualidades relativas a hombre en sociedad, no es soledad. Es consecuente también con al misma condición que no haya propiedad, ni dominio, ni distinción entre mío y tuyo; sino sólo...
tracking img