Resumen: el tio bin floren

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1235 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La historia comienza en el portal de María la Navarra. Los tres niños, se reúnen a menudo en el portal de María la Navarra.
El tío Florentino es el tío de Tomasito y Maite, y él fue quien construyó su casa en el barrio de Hemen Hobe.
Florentino fue zapatero remendón, el padre de los dos chicos llamado Tomás, es zapatero y tiene una zapatería, y la madre llamada Teresa también ayuda en lazapatería.
Tomasito quiero un perro pero ni mamá ni papa lo dejaba, y el tío Florentino le recomendó otro animal, y a Tomasito se le ocurrió un idea, coger un pato. Tomasito fue corriendo a la casa de la abuela de Ignacio, y la abuela le dio un pato al que él llamó Petrolino.
Cuando Tomasito llegó a casa, se encontró a un médico que le estaba poniendo una venda al tío Florentino.
Tomasito preguntóqué le había pasado y la madre del chico contestó que se había caído por las escaleras y tenía que estar acostado varios días en la cama.
Tomasito y Maite fueron a visitar al tío Florentino, pero Florentino no recordaba absolutamente nada y decía que él se llamaba Bin Floren.
Más tarde comenzó a contar una historia que empezaba así:
Harún al-Rashid era un poderoso califa.
El califa era muy buenoy ayudaba a multitud de personas.
Él, salía disfrazo por las noches porque se aburría.
Harún al-Rashid entró en un callejón oscuro donde aparecieron dos hombres azules.
Los dos hombres lo llevaron frente a Abu Nuwas.
De repente entró un hombre con un cofre en la sala y contó su historia:
Mi padre aceptó un cargo que le pidieron los marineros, que era, encender un faro con leña para que no sechocaran los barcos, pero mi padre se fue haciendo avaro y no quería encender el faro a pesar que se acercaba una barca.
En la barca había un hombre con un cofre y mi padre le quito el cofre y no lo ayudó.
Mi padre murió días después y yo me quede con este cofre yendo de pueblo en pueblo buscando a su dueño.
Una vez concluyó la historia, Harún al-Rashid se marchó junto a los dos hombresazules.
El califa preguntó el nombre y dijeron los dos, que se llamaban Abdalá, asín que para distinguirlos decidió llamar a uno Abdalá el cano por sus canas y al otro Abdalá pelirrojo por su pelo rojo.
Harún al-Rashid le ofreció alojamiento en una cuadra de un amigo de él y ellos lo aceptaron.
Al día siguiente el califa llamó a su esbirro más leal llamado Masrur y le ordenó que trajese a Abdalá elcano y después a Abdalá pelirrojo.
El califa nombró a Abdalá el cano “LA OREJA OCULTA” y a Abdalá pelirrojo le nombró “EL OJO ESCRUTADOR”.
Harún al-Rashid ordenó a los dos hombres y a Masrur que ayudaran a encontrar el verdadero dueño del cofre.
Los tres hombres cogieron un caballo para cada uno e iniciaron su tarea.
Cuando llegaron a Basora entraron en una posada y Masrur se encontró a unviejo amigo que era el dueño de la posada.
Al día siguiente fueron a los muelles de Basora y encontraron a un hombre flaco que empezó a contar su historia:
Mi padre y yo éramos felices hasta que al cumplir yo los catorce años me dijo:
Kasim, ya eres mayor y fuera de esta ciudad hay un mundo donde vivirás más feliz que trabajando en esta tienda.
Así que me fui con unos marineros hacia unaaventura.
Cuando llegamos a Arabia me fui a ver unas salinas, y cuando llegué de nuevo al barco ya se había ido.
En Arabia había un jeque que estaba triste, yo le di unas semillas de café, se puso feliz, y me lo agradeció dándome un barco.
Al cabo de un tiempo compre un cofre donde fui poniendo todas las ganancias que obtenía.
Propuse a unos marineros que si me ayudaban a seguir con la aventura hacianuevos pueblos, yo repartiría las ganancias en forma de sueldo.
Comenzamos la aventura hacia unas tierras donde había unas especies de plantas llamadas algodón.
Nos dedicamos un tiempo a la compraventa de tales plantas hasta que seguimos con la aventura.
Llegamos a unas tierras prodigiosas donde había un buda que decía que nos estaba esperando hace veinte años.
La tripulación, el buda y yo...
tracking img