Resumen fides et ratio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4062 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de julio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen fides et ratio

CONOCETE A TI MISMO
Desde el inicio de los tiempos, en todas las culturas y religiones, el hombre ha buscado respuestas sobre el sentido de las cosas y el sentido de su propia existencia, responder interrogantes como quien es, su origen, su destino, que hay más allá de la muerte.
La Iglesia no es ajena a esta búsqueda, siendo responsable de la “Diaconía de laverdad” la cual hace que la comunidad creyente se esfuerce en alcanzar la verdad y obliga a hacerse responsable de que toda verdad alcanzada sea una etapa de la verdad total. Existen muchas formas de llegar al conocimiento de la verdad, siendo una de ellas la filosofía, la que nació desde que el hombre comenzó a preguntarse el por qué y el fin de las cosas, mostrando que el deseo de la verdad estáen la naturaleza del hombre.
El hombre adquiere el conocimiento a través de la capacidad de asombro, el que lo llevará a descubrir nuevos horizontes. Sin esta capacidad de asombro se llegaría a la repetitividad imposibilitándolo de vivir una vida personal.
La iglesia ve en la filosofía, mediante la razón, un camino y una ayuda para profundizar en la fe y el conocimiento del evangelio, peroen la actualidad en vez de apoyarse sobre la capacidad que tiene el hombre para conocer la verdad, ha preferido destacar sus límites y condicionamientos.
El conocimiento de la verdad y su fundamento en relación a la fe, es lo que hace a Juan Pablo II desarrollar esta encíclica.

CAPITULO I: LA REVELACIÓN DE LA SABIDURÍA DE DIOS
Jesús revela al Padre
El ser humano puede alcanzarel conocimiento mediante la razón (reflexión filosófica) y la fe. Esta última lleva al ser humano a Dios permitiéndole conocer la revelación divina. El conocimiento filosófico se apoya en los sentidos y en la experiencia, en cambio el conocimiento mediante la fe, iluminada y guiada por el espíritu santo, reconoce en el mensaje de la salvación, la plenitud de gracia y de verdad que Dios nos da aconocer mediante su hijo Jesucristo, “la palabra hecha carne”, que con su presencia y manifestación, con palabras, hechos y milagros, y sobre todo con su muerte y resurrección lleva a la plenitud la revelación. Por lo tanto ahora todos tienen acceso al Padre mediante Cristo, ya que con su muerte y resurrección, le ha devuelto la vida eterna al hombre.

La razón ante el misterio
La revelaciónestá llena de misterios que por medio de la fe se puede comprender. “Cuando Dios revela, el hombre debe someterse con la fe”, es decir, la fe lleva a reconocer la divinidad, trascendencia y libertad suprema de Dios, dando asentimiento al testimonio divino.
Para ayudar a la razón, que busca la comprensión del misterio, están también los signos contenidos en la revelación, los que sirven paraprofundizar en la búsqueda de la verdad y conocer el misterio. Uno de estos signos es la eucaristía, donde Cristo vivo se hace presente y actúa con el Espíritu Santo.
El conocimiento de la fe, no anula el misterio, solo lo hace más evidente y lo manifiesta en el hombre como partícipe en el Padre, Hijo y Espíritu Santo.

CAPITULO II: CREDO UT INTELLEGAM
La sabiduría todo lo sabe y entiendeExiste un vínculo profundo entre la fe y la razón que se muestra en la Biblia. Los hechos mostrados en las escrituras pueden ser analizados con la razón y mediante la fe hace comprender al hombre que Dios se hace visible y actúa en los acontecimientos. La fe agudiza la mente, abriéndola para descubrir.
Los autores describen al hombre sabio como alguien que ama y busca la verdad. El hombrecon la luz de la razón sabe reconocer su camino, pero lo puede recorrer de forma libre, sin obstáculos y hasta el final, si con ánimo sincero fija su búsqueda en el horizonte de la fe. Por lo tanto la fe y la razón no se pueden separar sin disminuir la posibilidad del conocimiento del ser humano. Esto nos lleva a deducir que no hay motivo de competitividad entre la fe y la razón ya que están...