Resumen, incrementa tu iq financiero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 261 (65005 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INCREMENTA TU IQ FINANCIERO

Capítulo 1
¿Qué es la inteligencia financiera?

Recuerdo que cuando tenía cinco años me llevaron al hospital para realizarme una cirugía de emergencia. Según entiendo, debido a una complicación de la varicela tuve una grave infección en los oídos. Aunque fue una experiencia aterradora, en mi mente permanece el recuerdo de mi padre, mi hermano menor y mis doshermanas en el jardín, afuera del hospital, saludando a través de la ventana mientras yacía en una cama recuperándome. Mi madre no estaba allí, se había quedado en casa postrada en su cama; sufría del corazón.
En menos de un año, mi hermano menor también fue hospitalizado, cuando cayó desde un alféizar y aterrizó en la cochera sobre su cabeza. La siguiente fue mi hermana, quien necesitaba seroperada de la rodilla. Y finalmente Beth, la más pequeña, quien era apenas recién nacida, presentó una grave enfermedad de la piel que los doctores nunca pudieron explicar satisfactoriamente.
Mi padre fue el único de los seis integrantes de la familia que no sufrió algún problema médico, sin embargo, fue un año difícil para é1. A pesar de que todos nos recuperamos y tuvimos salud tras losincidentes, las cuentas módicas continuaban llegando. Mi padre no se enfermó en esa época, pero contrajo una enfermedad que podría dejar inválido a cualquiera: deuda médica abrumadora.
En aquel entonces mi padre era estudiante de licenciatura en la Universidad de Hawai; era sobresaliente en la escuela, recibió su título de licenciado en tan solo dos años y tenía el sueño de convertirse en académico. Conuna familia de seis miembros, una hipoteca y altas cuentas médicas por pagar, tuvo que abandonar su sueno y aceptar un empleo como asistente de director escolar en un pequeño pueblo de Hilo, en la Gran Isla de Hawai. Tan sólo para mudar a su familia de una isla a otra, se vio forzado a pedir un préstamo a su padre. Fueron tiempos difíciles para él y para todos nosotros.
A pesar de que logró eléxito profesional y finalmente obtuvo su título de doctorado, sospecho que el hecho de no haber realizado el sueño de convertirse en académico lo persiguió hasta el final de sus días. Frecuentemente nos decía: "Cuando ustedes se hayan ido de esta casa, regresaré a la escuela para hacer lo que amo: enseñar."
Sin embargo, en vez de enseñar, obtuvo un puesto administrativo: director de educación delestado de Hawai; después contendió para la vicegubernatura de Hawai y perdió. A los 50 años se encontraba desempleado. Poco después de la elección, mi madre murió repentinamente a la edad de 48 debido a su problema del corazón. El nunca pudo reponerse de la perdida.
Las dificultades de dinero se acumularon nuevamente. Sin haber podido conseguir un empleo, mi padre decidió sacar sus ahorros parala vejez e invertir en una franquicia nacional de heladerías. Lo perdió todo.
Conforme se hacía más viejo, mi padre sentía que los otros lo dejaban atrás; su carrera en la vida se había terminado. Su identidad desapareció cuando perdió su trabajo como director de educación. Algunos de sus antiguos compañeros de clase eran adinerados y él resentía que en lugar de dedicarse a la educación, comoél, se hubieran enfocado a los negocios. Con frecuencia, enojado, decía: "Dediqué mi vida a la educación de los niños de Hawai, y ¿qué obtuve a cambio? Nada. Mis compañeros colegas se enriquecen y, ¿qué tengo yo? Nada."
Nunca sabré por qué no regresó a enseñar a la Universidad; creo que fue porque trataba de enriquecerse rápidamente y recuperar el tiempo perdido. Mi padre lesionó su economíaafanándose en cerrar tratos inciertos y en re1acionarse con vendedores parlanchines, sin obtener éxito en ninguno de sus intentos por volverse rico de 1a noche a la mañana.
De no ser por empleos temporales y la Seguridad Social, habría tenido que ir a vivir con alguno de sus hijos. Pocos meses antes de morir de cáncer a los 72 años, mi padre se disculpó por no tener macho para heredarnos. Tomé...
tracking img