Resumen marianela

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2086 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 10 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen De Capítulos:

5, 6, 9, 10, 14.

Libro Marianela (Benito Pérez Galdós).




Capitulo 5.
Trabajo. Paisaje. Figura.

El humo de los hornos que durante toda la noche velaban respirando con bronco resoplido se plateó vagamente en sus espirales más remotas; apareció risueña claridad porlos lejanos términos y detrás de los montes, y poco a poco fueron saliendo sucesivamente de la sombra los cerros que rodean a Socartes, los inmensos taludes de tierra rojiza, los negros edificios. La campana del establecimiento gritó con aguda voz: «Al trabajo», y cien y cien hombres soñolientos salieron de las casas, cabañas, chozas y agujeros.
El agua, que tan principal papel desempeñaba enesta operación, comenzó a correr por las altas cañerías, de donde debía saltar sobre los cilindros. el agua corría de una en otra, pulverizándose, y la tierra sucia se atormentaba con vertiginoso voltear, rodando y cayendo de rueda en rueda, hasta convertirse en fino polvo achocolatado.
No se podía fijar la atención, sin sentir vértigo, en aquel voltear incesante de una infinita madeja de hilos deagua, ora claros y transparentes, ora teñidos de rojo por la arcilla ferruginosa; ni cabeza humana que no estuviera hecha a tal espectáculo, podría presenciar el feroz combate de mil ruedas dentadas que sin cesar se mordían unas a otras, y de ganchos que se cruzaban royéndose, y de tornillos que, al girar, clamaban con lastimero quejido pidiendo aceite.
La Nela salió de su casa. Estaba teñidaligeramente de rojo, porque el polvo de la tierra calaminífera no perdona a nadie. Llevaba en la mano un mendrugo de pan que le había dado la Señana para desayunarse. No tardó en pasar más allá de los edificios. Subió la escalera labrada en la tierra, hasta llegar a las casas de la barriada de Aldeacorba. La primera que se encontraba era una primorosa vivienda infanzona. Su tejado era en figura degorra de cuartel. La chimenea no podía ser más que una oreja.
Cuando la Nela entró, salían las vacas que iban a la pradera. Dirigiose a un señor obeso, bigotudo, entrecano, encarnado, de simpático rostro y afable mirar, de aspecto entre soldadesco y campesino. Antes que la muchacha hablara, el señor de los tirantes volviose adentro y dijo:
-Hijo mío, aquí tienes a la Nela.
Salió de la casa unjoven. Su cara parecía de marfil, contorneada con exquisita finura; mas teniendo su tez la suavidad de la de una doncella, era varonil en gran manera. Aun sus ojos, puramente escultóricos porque carecían de vista, eran hermosísimos, grandes y rasgados.
Don Francisco Penáguilas, padre del joven, era un hombre más que bueno. Su esposa, que era andaluza, había muerto en edad muy temprana, dejándole unsolo hijo.

Capitulo 6.
Tonterías.
Pablo y Marianela salieron al campo, precedidos de Choto.
-¿A dónde vamos hoy? -repitió el ciego.
-A donde quieras, niño de mi corazón -repuso la Nela. Mirándola se creía ver un relampagueo de reflejos temblorosos, como los que produce la luz sobre la superficie del agua agitada. Si te parece bien, iremos al bosque que está más allá de Saldeoro. Bueno,bueno, iremos al bosque -exclamó la Nela. -Brilla mucho, sí, señorito mío. Y a ti ¿qué te importa eso? El sol es muy feo. No se le puede mirar a la cara.
-¿Por qué?
-Por que duele.
-¿Qué duele?
-La vista. ¿Qué sientes tú cuando estás alegre?-Pues siento que me nace dentro del pecho una frescura, una suavidad dulce... Es preciso que tú adquieras un don precioso de que yo estoy privado; es preciso que aprendas a leer. -¡A leer!... ¿Y quién me ha de enseñar?
-Mi padre. Yo le rogaré a mi padre que te enseñe. Tienes bondad sin igual y fantasía seductora....
tracking img