Resumen se humillados y ofendidos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1803 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HUMILLADOS Y OFENDIDOS

Fedor Dostoievsky

Ikmeniev no le fue simpático a Nelly, cuando ésta le conoció. Más tarde advertí que el rostro de la chiquilla expresaba verdadero odio cuando se pronunciaba el nombre del anciano.
El mismo Ikmeniev planteó la cuestión sin rodeos. Acercóse a Nelly, que seguía con la cara escondida en la almohada, y cogiéndole una mano le dijo si deseaba ir a la casade ellos, donde la tratarían como a una hija.
- También yo tenía una hija, y la quise más que a mí mismo-afirmó-. Pero ya no está con nosotros, ha muerto. ¿Quieres ocupar su sitio, en mi casa... en mi corazón? – terminó diciendo el viejo Ikmeniev.
- i No quiero ir a su casa! - contestó la niña, sin cambiar de postura.
- Pero, hija mía, ¿por qué no quieres? Estás sola en el mundo y Vania nopodrá seguir teniéndote a su lado. En mi casa tendrás un hogar.
- ¡No quiero, no quiero! - gritó la niña, mirándole desafiante, al fin -. No quiero porque es usted malo. También yo soy mala, la peor del mundo; pero usted es todavía peor que yo.
La chiquilla estaba intensamente pálida, y sus ojos despedían chispas. Los labios comenzaron a temblarle debido a lo intenso de sus emociones. Elpobre anciano la miraba lleno de asombro.
- Sí, sí, es usted peor que yo, porque no es capaz de perdonar a su hija, porque prefiere olvidarla del todo y adoptar a otra. ¿Acaso se puede abandonar a una hija'? Cuando me mirase, recordaría que no tengo nada que ver con usted. Es un hombre cruel, y yo no quiero vivir con personas como usted. ¡No le quiero!
La niña me miró brevemente, con lasmejillas enrojecidas, y añadió:
- Pasado mañana es la Pascua de Resurrección, y entonces todos se abrazan, se perdonan y se reconcilian. Sólo usted no lo hará, porque no tiene entrañas, porque es malo. ¡Váyase! ¡Váyase de aquí!
Por sus mejillas corrían abundantes lágrimas. Seguramente había pensado algunas de aquellas frases para contestar a Ikmeniev, si le proponía llevada a su casa. El ancianoparecía muy afectado.
- ¿Por qué se preocupa tanto todo el mundo de mí? i Déjenme! i Iré a pedir limosna!
- Tranquilízate, Nelly. ¿Qué te ocurre'? -le pregunté inquieto.
Mis palabras parecieron exaltada todavía más, y respondió ásperamente:
- Es preferible ir a mendigar por las calles. No quiero seguir en esta casa. También mi madre pidió limosna, y me dijo al morir: «No tengas miedo aser pobre, a mendigar, antes que...» La niña comenzó a sollozar.
- Pedir limosna no es una vergüenza - agregó -. No se pide a uno solo, sino a todo el que pasa por la calle. «Lo que debe dar vergüenza es pedir a uno solo, pero no a todos.» Así me dijo una anciana pordiosera que conocí. No tengo a nadie, y me iré a mendigar a la calle. Además, soy mala, muy mala. Fíjense lo mala que soy.
yasí diciendo, se apoderó de una taza que había encima de la mesa y la estrelló contra el suelo. Con voz desafiante exclamó después:
- ¡La he roto! Sólo había dos tazas, y he roto una. Pero también romperé la otra.
Entonces no podrán tomar el té.
Parecía haber perdido el juicio, y hasta hallar un placer especial en su propia furia. Diríase que comprendía lo perverso de sus actos, y que apesar de todo sentía necesidad de realizar alguna nueva travesura.
- Esta chiquilla está enferma - me dijo Ikmeniev-.
De todos modos, no alcanzo a entenderla. Adiós, Vania.
Me estrechó la mano y cogió su gorra con aire abatido. La pequeña le había causado una profunda herida en el corazón. Yo me sentía iracundo.
- ¿No te avergüenzas de haber sido tan cruel con él'? -le pregunté,cuando Ikmeniev se hubo marchado-.
Está muy mal hacer lo que tú has hecho. Sí, creo que tienes razón cuando dices que eres muy mala.
Llevado por un impulso, eché a correr para alcanzar al anciano. Deseaba acompañarle al menos hasta el portal y decide unas pocas frases de consuelo. Cuando descendía la escalera, todavía me parecía ver el rostro de Nelly, pálido y macilento. No tardé en dar...
tracking img