Revelaciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1784 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Revelaciones

Por Iker Zarebski

Desperté y me encontré en medio de la nada, acostado sobre un frio y agrietado piso de piedra y rodeado por una gris y espesa niebla. Sentí una ligera brisa marina que golpeó mi cara suavemente, acompañado del graznido de las aves a la distancia. Conforme la ubicación del lugar empezaba a ser obvia, la razón de mi estancia ahí se volvía cada vez más incierta.Me levanté y empecé a caminar conforme la niebla empezó a despejarse dejándome ver un horizonte a la distancia, un cielo a lo lejos.
Aunque la niebla seguía presente, comencé a distinguir donde me encontraba; un lugar que transmite tanto terror como emoción, tanto comienzos de vida como finales de muerte: un acantilado, uno muy alto sobre el mar, pero no lo suficiente para no ser rociado por lasdestellantes gotas de agua producidas por las olas estrellándose contra las rocas. En ese momento, en el que finalmente tuve una idea del lugar en el que me encontraba empecé a tener el fuerte presentimiento que algo sucedería. El casi imperceptible pero provocativo susurro de la intuición llenaba mi cabeza de un remolino de ideas, que a su vez, se transformaban en diversas sensaciones queasaltaban todo mi cuerpo; un hoyo en el vientre, un fuego en el pecho, un aliento en el alma. Sabía que algo vendría, algo grande, algo trascendental, una revelación.
Conforme la niebla empezaba a desparecer, vi algo detrás de mi, algo a la distancia. A 300 metros del acantilado en dirección contraria al precipicio se encontraba una gran cantidad de negros seres espectrales, que, aunque aparentabantener siluetas humanas, no poseían nada que se asemejara a una cara. Cientos de miles que se perdían en la distancia, todos moviéndose en dirección hacia donde yo me encontraba.
El terror y la emoción brotaron de mi pecho con furia, llenando mi cuerpo entero de tensión y fuerza por igual sin dejar tiempo a la mente para reaccionar. Otro remolino de sensaciones asalto mi ser, más emociones, másintensidad; otra tormenta, en el medio de la cual me di cuenta de otro hecho trascendental: detrás de mí se encontraba algo igual de imponente: un acantilado, un precipicio. Me volteé lentamente para encarar lo que estaba a mis espaldas, y antes de poder terminar el movimiento mi corazón se detuvo, mi mente se fundió, mi alma se perdió. Lo que tenia delante de mi parecía simplemente imposible,irreal, una creación de los dioses. Lo que antes era un mar de gris niebla ahora era la obra de arte mas inmortal que jamás había visto. A la distancia, un horizonte infinito dividía la imagen; sobre él, un cielo plateado y rojizo se expandía infinitamente, cubierto por cientos de miles de brillantes y blancas estrellas, que se escurrían entre las delgadas nubes que lo adornaban dándole un aspectomítico. Debajo de la línea divisoria se encontraba el inmenso y hermoso océano, danzando al compás de olas haciendo que diversos colores se reflejaran sobre él, que combinado con el ensordecedor pero glorioso sonido de las olas estrellándose con furia sobre las rocas te dejaban helado. Y en el punto donde el cielo se encontraba con el océano se veía un rojo y ardiente sol que iluminaba delicadamentetodo lo que el ojo podía ver.
La vista me hizo caer de rodillas, mi cabeza cayó sobre mi pecho y las lágrimas brotaron de mis ojos deslizándose lentamente por mis mejillas hasta deshacerse al chocar con el piso. En ese momento el mundo se detuvo y me perdí en un mar de pensamientos e ideas Nada necesitaba tener sentido para ser aceptado, todo era perfecto.
Mi meditación fue interrumpida por elestruendoso sonido de unas trompetas detrás de mí. Me levanté lentamente todavía sumido en mis pensamientos y giré para encarar al inmenso ejército que tenia a mis espaldas. Todos estaban a menos de 10 metros de mí, rodeándome sin salida, sin aparente esperanza. Pero mi ser no concordó con lo que mi mente percibió. En donde ella veía fin, él veía comienzo, donde ella veía muerte, él veía vida, y...
tracking img