Revisión de revistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8734 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
REVISION DE REVISTAS
POR
ALEX DE ALAVA
Universidad de la Republica, Montevideo
non novus, sed nove.
Las incomodidades de las reseiias no tienen limites. En el mejor de los
casos, el articulista incursiona en un hAbito que intenta negar, su flechada
predilecci6n, sus olvidos a deshora, su metodo adivinatorio, con una parrafada
de nombres, nimeros, manifiestos, pasiones.
Asi, a lasrevistas de los i1timos cuarenta afios les urgen casi los mismos
designios que a sus anteriores. Peri6dicamente, y desafiando su heredado
estigma, aparecen en Montevideo y en el interior del pais, nuevas revistas que
luchan contra lo ineluctable: perecer antes del tercer nimero editado.
La historia de estos cambios y permanencias es tambi6n la entonaci6n
diversa de una misma metAfora: llevar unhecho individual a la vida colectiva.
Publicarlo. "Venderlo en subasta piblica."'
Para ello deberfamos entender el signo de la revista que se desdobla en un
mismo plano. Por un lado, como sintesis del hecho literario que se ofrece al
mundo, por otro lado, como hecho literario en si, que se da a si mismo. Ahora
bien, cada una de ellas, la revista literaria y la literatura, marca y enmascara
a laotra, la legitima y la compensa. Son dos caras y una de ellas no es siempre
el significado, y la otra, el significante. Mas bien pareceria que ambas se
significan reciprocamente. Seguin el punto de vista metodol6gico de la pesquisa,
cada una de ella es significante y significado.
Entonces cada lector leers a su manera, situar, segin sus gustos, lo que
ley6 en lo concreto o en lo abstracto, enlo pragmatico o en el sueiio. Soiara lo
que vio y vera aquello que estaba sofiando.
La revista, como obra literaria, apela a la misma ret6rica que la escritura
publicitaria; tiene la mismafunci6n metaf6rica: hacer apasionante (sin pasi6n)
aquello que carece de interes.
Esto sin tener demasiado en cuenta que el pals de tres millones de hombres,
posee una literatura hecha ala escala delcentenar. Esta afirmaci6n no intenta
1C itado porRobert Escarpit: elempleo mAs antiguo de la palabrapublicareq, ue cita Littr6,
data del siglo XIII y, aplicado a bienes muebles, significa "vender en subasta piblica".
ALEX DE ALAVA
despertar la polemica, sino conducir a la reflexi6n. Estimular nuevas
investigaciones y descubrimientos, considerar y reconsiderar la industria
editorial literaria, susfunciones y su lugar.
Comprendera pues el lector que no tiene delante una gufa de revistas de los
iltimos cuarenta afios; tarea casi imposible dado que las mismas sobrepasan
largamente el centenar, y no es prop6sito de quien esto escribe hacer un tratado
minucioso y democratico de lo editado entre 1950 y 1990.
Si, nos falta, para terminar esta introducci6n, presentar excusas. Es por
demisobvio que quedarin por el camino nombres, titulos, preguntas importantes.
A cambio intentaremos mostrar la eficacia, la naturaleza y la extensi6n de
influencia de algunas revistas, lo aperi6dico de otras, la persistencia unipersonal
en lo editorial, el aporte a la cultura nacional, sus propuestas y nuestra tarea
critica. No se trata de practicarla a nivel de las respuestas (como lo aconsejanlas buenas costumbres y la generaci6n del 45) sino de ejercitarla tambien a
traves de las preguntas. Y esta critica no es tarea de nadie en especial, sino el
derecho de todo lector avisado.
NOMBRES
I. Resultainimaginable cualquier estudio de nuestrasrevistas sin mencionar
los nombres de Asir y Namero. No son arquetipo ni panacea de nada, pero si
marcan con precisi6n los dos grupos de los quese compuso la que se llama
"generaci6n del cuarenta y cinco", en el supuesto de que esa generaci6n haya
existido.
Asir marca una direcci6n que estuvo fundamentalmente centrada en la
preocupaci6n de la realidad uruguaya, sobre todo la realidad literaria. Namero
tiene un aspecto mas universal, seialado por la influencia de la literatura
inglesa, francesay norteamericana. Sin embargo, como...
tracking img