Revista de literatura hispanoamerica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6043 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Revista de Literatura Hispanoamericana No. 34 (1997): 67-82
El escritor venezolano del Siglo XIX y comienzos del XX: el narrador que cuenta la historia.
Ana Arenas Saavedra
Instituto de Investigaciones Literarias y Lingüísticas. Facultad de Humanidades y Educación. Universidad del Zulia. Maracaibo-Venezuela.

Resumen
El presente trabajo forma parte de un proyecto de investigación titulado:"La Literatura y el Escritor Venezolano: Paradigma de totalidad en la significación de la realidad socio-cultural venezolana". Es el análisis de la realidad socio-literaria del escritor de la Venezuela de finales del siglo XIX y comienzos del XX. El intelectual venezolano trata de reflejar la realidad circundante a través de su escritura. La literatura que había sido un mero ejercicio académico,pasa a ser en la segunda mitad del siglo XIX, vivificada por el liberalismo, un acto vital pero también de compromiso. Los intelectuales se sentían responsables de la libertad y el progreso de la sociedad venezolana. Pretendemos describir a través de la crítica, la verdadera visión del mundo de algunos de nuestros escritores representativos de ese período (1812-1920) y su vinculación en el procesohistórico literario venezolano.
Palabras claves: literatura, escritor, liberalismo, clases sociales, ficción.

Introducción
La literatura en su función social es edificación, comunicación y problematización, pero las dos últimas son, a la hora de narrar, las que imperan, por esto vemos que la imaginación del escritor y el gusto del lector son tentados por el folletín patético y sentimentalque en 1830, Francia exporta por todo el mundo, con el cual la población capitalista venezolana se distrae y fantasea con la muy cercana vida colmada de grandes placeres, de esta forma se inventa una realidad que le permite rehuirlos grandes problemas que tiene el país.

Nuestros narradores hasta bien entrada la mitad del siglo XIX hacen concesiones al gusto del público con la intención demantener el interés del lector, esta complacencia no se mantiene por mucho tiempo y entra en escena, la función problematizadora de la literatura, expresada en la preocupación y formulación de los conflictos políticos y sociales que se agudizan cada vez más.

La toma de conciencia de la función problematizadora estimula a los intelectuales; comienza a desarrollarse una narrativa con intención política,en donde, a través de la sátira y la denuncia se propagan ideologías entre la población. Como dice Herrera y Reissig "el Arte ha sido en todo tiempo la expresión del estado social". En todas las obras se puede observar el deplorable y limitado ambiente social de la época.

En "El Sargento Felipe", Picón Febres cuando se refiere a los hombres pertenecientes a la clase adinerada dice: "peroustedes nunca advierten las porquerías que hacen, los desafueros que autorizan en nombre de la pasión política". En Anaida, Yépez nos habla de la vida que lleva el indígena venezolano" "la existencia que sólo tiene de humano el dolor bajo todas sus fases, con todo el lúgubre séquito de hambre, la desnudez, la intemperie y el desamparo". También en Peonía cuando se señala la causa de la poca voluntad deacción del venezolano: "la tiranía que absorbe nuestras fuerzas físicas y morales; o en "Zárate", al expresar la conducta de los profesionales oportunistas, representada en la personalidad del doctor Bustillón: "Lo importante era prender la mecha, atizarlas posiciones, producir algo extraordinario capaz de alterar, no importa cómo, ni a qué costas, la tranquilidad pública, hacer aparecerindispensable el restablecimiento del orden a quien con aviesa intención lo transformara y cosechar después rica prebenda a favor de sus mañas".

El escritor quiere participar en la realidad, está en la búsqueda de una respuesta, de una explicación y es aquí donde la crítica social se manifiesta de manera dramática y a veces trágica. Ninguno escapa de esta concepción de patria. Fermín Toro en su obra...
tracking img