Revolucion sexual y vejez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2624 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Revolucion sexual o vejez?

Desde la 2°mitad del siglo XX hubo transformaciones en lo moral social dando lugar a la “revolución sexual”. El erotismo en la vejez no se profundizo como reflexión cultual; hoy hay El concepto de “calidad de vida” aparece asociado actualmente a una vida sexual rica en la vejez. También el encuentro de nuevas parejas en esta etapa asume un sentido ligado alromanticismo y a la sexualidad, así como a una nueva posición frente a las expectativas de vida y ante la propia familia. Esta nueva estética de la sexualidad y del amor implica la construcción de un relato adecuado a los nuevos tiempos, donde la noción de edad—parafraseando a Neugarten— pueda volverse irrelevante para definir el erotismo» (pág.190). Este libro llama nuestra atención en el mismo instanteen que uno lee el título: ¿es posible pensar en el erotismo durante la vejez? El autor desarrolla una lectura histórica del erotismo y la sexualidad, desde los diferentes discursos de la cultura occidental y desde épocas anteriores a Cristo, que aún continúan vigentes en nuestra época y, como señala Lacub, «organizan la lectura, percepción y conceptualización del erotismo en la vejez» (pág. 21).El autor propone situar el eje en el erotismo y no en la sexualidad de los mayores, porque considera que el erotismo «incluye tanto el deseo como el amor, o las múltiples variaciones en las que este se transmute» (pág. 19)un nuevo discurso, que permite y alienta la sexualidad en los adultos mayores.

Lacub incluye términos novedosos y propios de la gerontología, tales como viejismo, uni-age,transetarios, al mismo tiempo que desliga la noción de viejo del sentido peyorativo que esta tiene, ya que, al utilizar el término «viejo», lo hace definiendo como tala aquella persona que se encuentra en la etapa de la vejez. El libro se divide en dos grandes partes. La primera está dedicada a las perspectivas históricas sobre el erotismo en la vejez desde los inicios del judaísmo hasta la primeramitad del s. XX. La segunda parte, a la «revolución sexual» que estalla a mediados del s. XX y su devenir en la posmodernidad, considerando en esta última parte la importancia de la educación sexual para el goce erótico, sensual y sexual durante la vejez.  

Del judaísmo a la primera mitad del s. XX
El autor llama nuestra atención ante una situación que muchas veces pasa desapercibida. Para eljudaísmo, el relato bíblico señala que el pueblo judío desciende de una pareja de viejos: Abraham y Sara. Esto indicaría que, para el pensamiento judío, el placer sensual no estaba ligado a una edad determinada; Lacub incorpora algunos fragmentos del Talmud donde se señala la idea de que «no es bueno que el hombre esté solo», por lo que la obligación de casarse se mantenía vigente aún para losmayores, incluso cuando quedaran viudos; cita otro fragmento: «Aquel hombre que no tiene esposa vive sin alegrías, sin bendiciones y sin virtudes»; y señala que hay fragmentos del Talmud ligados al tema de género, donde se habla del consentimiento de la mujer durante el acto sexual, es decir que sus fantasías eran tomadas en cuenta: «En el Talmud de Babilonia, los rabinos señalaban, en relación con elconsentimiento que debía dar la mujer en el acto sexual para no afectar su descendencia, que solo las personas sin educación omitirían acariciar a una mujer antes de tratar de engendrar un hijo con ella» (pág. 33). Durante la época grecorromana, la situación de los mayores cambió de la idealización a la vergüenza. El erotismo y la sexualidad se asociaron a las pasiones, a la actividad, a laprimavera, a las guerras, demandando un cuerpo joven y bello, por lo que el erotismo en la vejez era calificado de antiestético y vergonzoso. Los griegos demandaban la templanza en los viejos, el control de sus pasiones, «se los llamaba a abandonar el vino, las flores, el recostarse sensualmente, y se les criticaba si cantaban por tener voces trémulas, a las mujeres se las juzgaba por querer parecer...
tracking img