Revolucion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2232 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS NOMBRES DE LOS RESTORS DELA REVOUCION MEXICANA
Qué rollo con lo de los restos. Estaba yo el sábado desayunando en la Trataría en San Ángel cuando salió el tema, desde luego. “Pero, o sea cómo –preguntó mi amiga Tania– ¿cómo obtienen el ADN?”; “De los descendientes” –contestó Eugenia, con paciencia. “Ah”, dijo mi amiga quien se quedó muy conforme seguramente pensando en algún capítulo de CSI.Por cuestiones de trabajo, yo debía estar el domingo 30 de mayo del 2010 en la ceremonia de exhumación de los restos, así que me prometí no salir el sábado por la noche para estar muy fresca al día siguiente. Pero bastó una llamada para que mi promesa se rompiera. Lo dicho: en eso, no se puede confiar en mí.
En la reunión, mis amigos –cuyos oficios están lejos de los temas históricos– meatacaron con cuestionamientos que me animé a tratar de responder sin tener información oficial a la mano. ¿Para qué?, el primero de ellos… “Bueno –contesté lo que a mí me hubiera gustado que me respondieran– pues porque así será posible hacer estudios científicos de los huesos, que nos permitirán conocer ciertos aspectos de la vida de estos personajes, independientemente de si se llamaban Juan o Miguelo Sebastián, como se hace en cualquier investigación arqueológica”; les conté lo emocionante que podía ser que, si efectivamente esos huesos pertenecían a sujetos que vivieron hace 200 años, podríamos saber cosas como los motivos de sus muertes, o bien, que si el cráneo era de Hidalgo, los avances tecnológicos nos permitiría reconstruir su rostro. Aquí mi emoción fue in crescendo pues, les dije,la imagen que hasta ahora tenemos de Hidalgo es una invención… fue entonces cuando me di cuenta de que en realidad nadie me estaba escuchando, que Leonor le daba besos a su novio, mientras Vivian bailaba sola en el comedor y elegía la siguiente canción en el atunes.
El domingo 30 estuve a las 8 de la mañana en los alrededores del Ángel de la Independencia, para entonces ya cercado por militares yel Estado mayor. Cumplí con mi trabajo y me encaminé a buscar un lugar dónde observar la procesión que desde luego me causaba enorme curiosidad. La zona VIP, en la glorieta del Ángel, estaba doblemente cercada y no se podía acceder a ella más que mediante invitación especial; de modo que seguí mi camino para llegar a Reforma con rumbo al Castillo de Chapultepec, con la intención de ver por lomenos el inicio del recorrido. Y así iba yo pensando en una botella de agua cuando de pronto, sin más, me tope de frente con… ¡Morelos! Que llevaba del brazo nada menos que a don Miguel Hidalgo. “Debí comprar el vodka en Superama”, pensé, “y no en la tiendita de la esquina”; me froté los ojos para asegurarme de que las lagañas no me estuvieran jugando una broma, cuando un grupo de jóvenes se acercó alos próceres y se tomaron muchas fotos, mientras el cura Hidalgo abrazaba golosamente a las muchachas so pretexto de una buena pose… “Ah, qué don Miguel, nunca cambia; pero qué acabado se ve”, pensé, y seguí mi camino.
A las 9 de la mañana mucha gente se movía de un lado a otro de Reforma; los mejores lugares, es decir, los pegaditos a las vallas, ya estaban ocupados, pero encontré uno más omenos estratégico a una cuadra de la Columna de la Independencia. Me dio envidia el niño que dormía plácido en los brazos de su padre que, precavido, había cargado con cómoda silla plegable. Muchos de los asistentes a mí alrededor tenían aspecto de profesionales para este tipo de actos cívicos; más de uno se mostraba excitado por lo que iba a presenciar.
Un hombre a mi lado hablaba sin parar por elcelular, contando detalladamente a su interlocutor todo lo que estaba presenciando. “Mira, cuando la cámara que está colocada en el camellón giré a su derecha y abra la toma, me vas a ver a mi, traigo la gorra del trabajo, pero te fijas bien ¿eh?” Y al rato: “Lo que no sé, es cómo los cuatro cadetes que están en cada uno de los vehículos que cargarán las urnas, fueron elegidos para tal honor…” Y...
tracking img