Rictus de un luctus

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5869 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rictus
 de
 un
 luctus.
 
  “El
 presente
 es
 insoportable
 para
 el
 ansioso,
 tolerable
 o
 trivial
 para
 el
 mediocre,
 suficiente
 para
 el
  estoico,
 y
 exiguo
 para
 quien
 alberga
 la
 fortuitidad
 de
 su
 muerte.”
  C.J.Ga.
 
  Una
 mente
 llena
 de
 momentos,
 es menos
 funesta
 que
 la
 que
 retumba
 en
 sus
 huecos.
 Porque
  “somos
 la
 memoria
 que
 tenemos
 y
 la
 responsabilidad
 que
 asumimos…”
 (José
 Saramago)
 Y
 en
 la
  adición
 de
 nuestros
 ordinarios
 bemoles,
 
 “se
 vive
 con
 la
 esperanza
 de
 llegar
 a
 ser
 un recuerdo.”
 
(Antonio
 Porchia)
 

La
 vida
 y
 la
 muerte
 se
 abastecen
 de
 tal
 evocación,
 el
 luto
 de
 la
 lágrima
 y
 la
 inmortalidad
 del
  pensamiento
 que
 les
 sobrevive.
 Para
 el
 momento
 en
 que
 la
 reminiscencia
 se
 hace
 ”un
  invernadero
 de
 las
 alegrías pasadas” (Lucian
 Blaga),
 existe
 el
 riesgo
 de
 tornarse
 en
 variable
  pesimismo
 para
 las
 hilaridades
 futuras.
 La
 aseveración
 responde
 a
 que
 todo
 lo
 preciado
 que
 se
  tiene,
 genera
 gran
 dolor
 en
 el
 instante
 en
 que
 se
 pierde.
 
  De
 ahí
 
 que
 si “el
 olvido
 es
 una
 forma
 de
 libertad”
 (Khalil
 Gibran),
 el
 duelo
 es
 un
 modo
 ininteligible
  de
 prisión-­‐y
 le
 refiero
 a
 la
 privación
 en
 su
 falta
 de
 hábitos
 amnésicos-­‐,
 ya
 que
 “tratar
 de
 olvidar
  a
 alguien
 es
 querer
 recordarlo
 para
 siempre.” (Anónimo) La
 elaboración
 del
 suscitado
 lance
  “significa
 ponerse
 en
 contacto
 con
 el
 vacío
 que
 ha
 dejado
 la
 pérdida
 de
 lo
 que
 no
 está,
 valorar
 su
  importancia
 y
 soportar
 el
 sufrimiento
 y
 la
 frustración
 que
 comporta
 su
 ausencia.”
 (Jorge
 Bucay) Tras
 la vivencia
 de
 las
 lamentables
 exequias,
 el
 espejismo
 del
 presente
 novicio
 consiste
 en
  hallar
 “un
 punto
 entre
 la
 ilusión
 y
 la
 añoranza”
 (Llorenc
 Villalonga);
 encontrar
 de
 pronto
 un
 paraje
  que
 contribuya
 a
 restaurar
 el
 temperamento-­‐reanudando
 así
 la
 acción de
 los
 engranajes
  previos-­‐.
 El
 proceso
 es
 tal
 que
 consuela
 y
 atormenta,
 porque
 la
 ausencia
 es
 una
 cruenta
  paradoja.
 
  “Memoria
 y
 olvido
 son
 como
 la
 vida
 y
 la
 muerte.
 Vivir
 es
 recordar
 y
 recordar
 es
 vivir.
 Morir
 es
  olvidar
 y olvidar
 es
 morir”
 (Samuel
 Butler).
 Y
 bajo
 el
 mismo
 paralelismo
 de
 lo
 ilógico,
 “la
 muerte
 es
  algo
 que
 no
 debemos
 temer
 porque,
 mientras
 somos,
 la
 muerte
 no
 es
 y
 cuando
 la
 muerte
 es,
  nosotros
 no
 somos.”
 (Antonio
 Machado)
 
  ¿Tiene
 por
 tanto un
 sentido
 el
 recitar
 sobre
 fallecimientos?
 
 La
 teorización
 resulta
 en
 veces
 tan
  vana
 como
 el
 quedarse
 enfrascado
 en
 remordimientos.
 Después
 de
 todo,
 “lo
 que
 pensamos
 de
 la
  muerte
 sólo
 tiene
 importancia
 por
 lo
 que
 la
 muerte
 nos...
tracking img