Roleplay

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (530 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cada segundo que pasaba parecía una eternidad. ¿Nadie comprendía que no tenía todo el tiempo del mundo? Su área de trabajo llevaba sin líder desde antes de la salida del primer sol, y de seguro elencargado de suplirla se volvía loco entre tanto trabajo, además de las bromas impartidas por todos los chicos que trabajaban ahí. Apretó con más fuerza el pobre tablón con hojas, tanto que a puntoestaba de partirlo en dos. No se sorprendía de no ver a nadie, pues por la semana en que estaban de seguro se encontraban en los almacenes de más atrás, terminando de empacar lo ya cosechado hasta eseentonces. Pero nadie aparecía para llenar la mísera hoja con números. Ni siquiera un recolectador.

Estaba dispuesta a aventar el tablón con un ruido sordo y gritar después, solo para dejar marca yecharle en cara a esa área de que eran unos irresponsables e impuntuales, pero cuando había alzado el brazo para tirar al suelo el pedazo de metal, una voz la detuvo. Volteó hacia atrás con reflejosnatos, esperando ver al líder de una vez por todas, y amenazarle con una daga por tanto tiempo de espera. Pero no era el líder, y esa voz no la reconocía.

“ Röderich ¿Edelstein? ” Pensó, mientrasterminaba de darse la vuelta y quedar de espaldas a los vitrales. El chico seguía lejos de ella, per aún podía escuchar el eco de su gritillo. Pero parecía educado a pesar de la vestimenta que portaba.Aunque no lo culpaba, entendía perfectamente la clase de trabajo realizado en ese lugar. Observó al otro caminar hasta que estuvo lo bastante cerca como para notar que era un ENH gracias a la malditamarca en su brazo derecho. Pero fue la voz de aquel individuo la que hizo que volviera a mirarle a los ojos, que ahora se encontraban más cerca de su persona.

Y una ligera mueca surgió de los labiosde la chica. Frunció el ceño ligeramente y cambió de lugar el tablón de metal, posándolo bajo su brazo zurdo. A qué horas daba la cara el otro líder. Y ni siquiera la propia. Carraspeó para poder...
tracking img