Rompiendo el vaso de alabastro.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1072 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rompiendo el Vaso de Alabastro

INTRODUCCIÓN
A. Leer esta historia en uno de los siguientes sitios: Mt. 26:6-13; Mr. 14:3-9; Jn. 12:1-8.
B. Trasfondo:
1. Cerca del fin del ministerio terrenal de Jesús.
2. Lázaro acababa de ser resucitado de entre los muertos y le hacen a Jesús una cena en la casa de Simón el leproso para demostrar su agradecimiento. "Lázaro era uno de los que estabansentados a la mesa con [Jesús]" (Jn. 12:2).
3. Marta quiere servir a la mesa (Jn. 12:2), pero María quiere hacer algo mucho más especial para demostrar su amor para con Jesús.
C. En esta lección queremos notar algunas cosas acerca del regalo de María.

I. MARÍA HIZO LO QUE PODÍA
A. Su regalo al Señor era lo que María podía hacer.
B. Un ejemplo de esta forma de actuar se ve en la ofrenda de loscorintios para los cristianos necesitados de Jerusalén, 2 Co. 8:11. Era necesario que los corintios ofrendaran conforme a lo que tenían.
C. El Señor no espera lo imposible de nosotros. Debemos de darle lo que podemos y no lo que le daríamos bajo otras circunstancias. (No me refiero sólo a la ofrenda sino también a cualquier cosa que podamos hacer para demostrar nuestro amor para con Jesús.)
D. Unagricultor dijo a su amigo necesitado: "Si yo tuviera diez millones de Euros te daría la mitad." El otro le respondió: "Pues, no tengo cerdo y tú tienes dos." No seamos como el agricultor que pensaba en lo que haría si sus circunstancias fueran distintas. Sirvamos al Señor con lo que tenemos ahora.

II. EL REGALO DE MARÍA EQUIVALÍA A SACRIFICIO (MARÍA LE DIO A JESÚS LO MEJOR)
A. Gracias a JudasIscariote sabemos cual era el precio del precioso perfume, Jn. 12:4-6. 300 denarios equivalían a 300 días de salario. ¡Fue un regalo muy caro!
1. ¿No merece el Señor lo mejor de nosotros?
2. ¿Amamos al Señor cuando ofrendamos lo mínimo o cuando echamos cualquier monedita que se encuentre en nuestro bolsillo?
B. "Nadie quiere sufrir. Hace poco leí un informe de la opinión del pueblo americanoacerca del déficit nacional. Casi todos los que daban su opinión deseaban que se rebajara el déficit. Pero a la vez, el 75 por ciento se opusieron a cualquier aumento de los impuestos o a cualquier rebaja de los gastos. En otras palabras, querían rebajar el déficit sin sufrir" (D. W. Bercot, Cuando El Cristianismo Era Nuevo, p.55).
* ¿Somos nosotros como aquellos que quieren recibir beneficios sinhacer ningún sacrificio? ¿Deseamos que Dios nos colme de bendiciones físicas y espirituales mientras nosotros le servimos con el mínimo esfuerzo? ¡Dios nos libre de esta actitud tan egoísta!
C. "En la iglesia primitiva, los creyentes oyeron otro mensaje: ser cristiano los involucraría en sufrimiento [lo cual implicaba sacrificio]" (Ibid.). Así era la forma de pensar de aquellos hermanos fieles.1. Léase 1 Ped. 2:19-21; 4:15,16. A veces es necesario que el cristiano fiel se prive de ciertas cosas para poder dar lo mejor a Dios. Es necesario tener la disposición que nos conduce a hacer ciertos sacrificios.
2. "Ignacio, [un anciano] de Antioquía y compañero del apóstol Juan, fue aprehendido por su testimonio cristiano. Mientras viajaba rumbo a Roma para su juicio y martirio, escribiócartas de ánimo y exhortación a varias congregaciones... A una congregación escribió: 'Por tanto, es necesario no sólo que uno sea llamado cristiano, sino que sea en verdad un cristiano .... Si no está dispuesto a morir de la misma manera en que murió Cristo, la vida de Cristo no está en él' (Jn. 12:25). A otra escribió: 'Que traigan el fuego y la cruz. Que traigan las fieras. Que rompan y se disloquenmis huesos y que corten los miembros de mi cuerpo. Que mutilen mi cuerpo entero ... ¡Que permitan sólo que alcance a Jesucristo! ... Quisiera morir por Jesucristo más bien que reinar sobre los fines del mundo entero.' Pocos días después de escribir estas palabras, Ignacio fue llevado ante un gentío que gritaba en la arena de Roma, donde le despedazaron las fieras" (Bercot, p. 56).
3. "Cuando...
tracking img