Rosario carmelitano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5688 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Santo Rosario Carmelitano

“La puerta para entrar en este castillo [del alma] es la oración y consideración, no digo más [oración] mental que vocal, que como sea oración ha de ser con consideración; porque la que no advierte con quién habla y lo que pide y quién es quien pide y a quién, no la llamo yo oración, aunque mucho menee los labios.”
(Santa Madre Teresa de Jesús, 1M 1,7)

Unafamilia de amigos fuertes de Dios

La familia del Carmelo es una orden religiosa dedicada a la ser y quehacer de la oración, vista ésta como un trato de amistad con Dios que se manifiesta en el amor y servicio hacia los hermanos.
Desde sus inicios en las alturas del Monte del Monte Carmelo, los primeros ermitaños se unieron para compartir la experiencia de vida orante en torno a María, Maestra deOración.
Fue precisamente allí donde se construyó una de las primeras capillas en honor de la Madre de Dios y donde nació la que sería después conocida como Orden de los Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo.
Durante los difíciles años después de que los carmelitas tuvieron que huir de Tierra Santa por las invasiones mahometanas, éstos encontraron en María Santísima suProtectora, que, por medio del Escapulario, les concedió la promesa de su auxilio y especial predilección.
El Espíritu Santo, suscitó por medio de Santa Teresa de Jesús, la fundación de una nueva familia religiosa basada en el modo de vivir de los antiguos ermitaños del Carmelo en cuanto a su entrega absoluta a la oración y escucha de la Palabra de Dios, pero, además, enriquecida por laexperiencia espiritual de la Fundadora. De esta manera nacieron los Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo: Comunidades Orantes Fraternas al Servicio del Reino.
Siguiendo el ejemplo de su Santa Fundadora y su Padre Espiritual, San Juan de la Cruz, los carmelitas sirven en la Iglesia ayudando a los demás a llegar al encuentro personal con Dios por medio de la oración: lapuerta para entrar al castillo del alma.
Por otra parte, el Santo Rosario, esta devoción tan extendida en el mundo, nació en el seno de la Orden de Predicadores, conocidos como Dominicos, y han sido incontables los frutos de santidad y gracias que ha concedido el Señor por medio de esta forma de oración, que hoy presentamos enriquecida con la espiritualidad del Carmelo.
Santa Teresa de Jesús cuandohabla de la oración, da especial importancia a la oración vocal, resaltándola no como un simple acto vacío o inconsciente, sino como una forma de unirnos a Dios, siempre y cuando nuestra mente y afectos vayan unidos a las palabras que pronunciamos. Esto lo contemplamos en los esquemas oracionísticos de la Santa, donde la oración mental y la vocal deben ir siempre juntas como la doble perspectivade una realidad indivisible. Por ello, el Rosario, es una forma de oración vocal que si la rezamos meditando qué decimos, a quién lo decimos y quiénes somos los que los decimos, nos puede ayudar a entablar una relación de amistad con Dios.
Dejémonos, de la mano de María y de los santos del Carmelo, introducir en la experiencia de tener un trato de amistad con quien sabemos nos ama: Dios.

Modode rezar el santo Rosario

P/ En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
R/ Amén.

Acto de contrición.

Señor Jesús, Amigo Verdadero: Hoy vengo ante Ti, reconociéndome indigno de estar ante tan gran Dios, pero ante todo, sabiéndome amado por Ti, así como soy, con toda mi realidad, lo bueno y lo malo; llamado a una gran realidad de Amor, para ella creado.
Asombrado ante elmisterio Divino manifestado en tu pecho por amor muy lastimado en la Cruz, te pido perdón por todas las veces que te he olvidado, que te he negado; por cada vez que te volví la cara en mi hermano, especialmente en el más próximo.
Perdón, Señor, porque después de tanto tiempo siento ser el mismo, aun sin saber vencerme, ni dominarme, ni negarme.
Reconozco mi impotencia, Señor, pero confiado en Ti...
tracking img