Ruidos y silencios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2162 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ruidos y silencios

Autoras: Marta Sadofschi
Noemí Auletta

En un pasaje de “La Ilíada”, Homero relata que Andrómaca, fiel esposa de Héctor, replica a Fedra, aludiendo a la acción curativa de la palabra oída: “La palabra capaz de ayudar ex hora, en cuanto proferida, ayuda también exaudito, en cuanto meramente escuchada”.
Y es que los seres humanos, estamos “hechos” de palabras. Nuestra presencia de cuerpo, al nacer, convoca en el Otro la emergencia de un significante, y si hubo allí otro semejante que ocupe el lugar del Otro Primordial, será entonces la falta en el Otro la que tramite la posibilidad de que se deje una huella que, al ordenarse en serie se convierta enrasgo al cual el sujeto se pueda identificar.
Freud ubica en estos tiempos la “primera” experiencia de satisfacción. Imaginará una vivencia originaria en la que, en medio de la tensión interna creada por la necesidad, una intervención externa apaciguó al niño.
Relaciona esta situación con lo que denominó “Complejo del Semejante”, por un lado y con la Cosa, por otra parte. Nos dice que eseobjeto la Cosa, conjunto de sensaciones, en tanto que Otro absoluto del sujeto, es lo que se tratará de volver a encontrar en cada experiencia con el semejante.
La Cosa como huella de esa primera experiencia mítica, es la representación inconsciente de la “unidad velada”, es esa nada, alrededor de la cual se organiza todo el juego significante.
Son los tiempos de la urgencia, del apremio por lavida. Tiempos en los que el pequeño ser requiere del auxilio exterior. Quien vendrá en su ayuda será ese otro semejante que encarna al Otro primordial capaz de llevar a cabo la acción específica que alivie la tensión.
Este es el tiempo en que el Otro primordial se convierte en Otro omnipotente, aquél que puede decidir si dona o no su presencia. Lacan afirma que toda demanda se refiere a otrascosas que a las satisfacciones que reclama. Que la demanda es la de una presencia o la de una ausencia y que esto determina la relación primordial con la madre, por estar preñada de ese Otro que ha de situarse más acá de las necesidades que puede colmar.
Entonces lo demandado no es la satisfacción, sino que lo que se presentifica es una desviación de las necesidades. Por el hecho de estarinmerso en el lenguaje, las necesidades del ser humano están sujetas a la demanda y retornan a él enajenadas porque son traducidas según el código del Otro.
En el campo imaginario, el sujeto humano está constituido de modo tal que el otro aparecerá una vez y cada vez, como estando dispuesto a retomar esa relación de dominio.
La imagen especular es entonces de esencial importancia, ya que da lugara la posibilidad de encontrar el complemento, complemento ortopédico, al decir de Lacan, de la insuficiencia constituyente, del desconcierto vinculado a la prematuración del nacimiento. Pero su unificación nunca será completa porque se hace precisamente por la vía alienante y bajo la forma de una imagen ajena. Imagen que deja una huella que reaparece toda vez que nos miramos en el espejo.
Enla reiteración de la experiencia, el objeto específico de la necesidad se pierde, es esta la condición para que surja el deseo. Este objeto particular va a perderse en la demanda y toda relación de objeto debe concebirse como pérdida de objeto, así lo define Freud, Lacan dirá: como falta de objeto, como objeto “nada”.
Entre el objeto anhelado y el encontrado se dibuja una nada, un signo menos,marca de la diferencia, signo de una pérdida, al menos imaginaria. El corte es interno a esa “unidad funcional” que forman madre e hijo y este corte es esencial, porque establece la posibilidad de algo que medie entre el sujeto y el Otro, un objeto trasladable, objeto de intercambio.
El objeto entonces, puede ser trasladado al campo del Otro. Si el Otro se hace cargo de esta depositación, de esta...
tracking img